scorecardresearch

Los milagros existen

Diego Izco (SPC)
-

La Liga ha vivido grandes remontadas... aunque ninguna tumbaría a este Real Madrid

Guardiola y Ferrer celebran en el Camp Nou la primera ‘Liga de Tenerife’, en 1992.

Dos premisas. La primera: el pasado lunes 14, el Real Madrid ganaba 0-3 en Mallorca un día después del 1-1 del Sevilla en Vallecas. La diferencia entre el primero y el segundo clasificado era ya de 10 puntos, una barrera que nadie ha conseguido derribar a lo largo de la historia. La segunda: en la jornada 17, el Barça estaba a 17 puntos de los blancos... y tras el 0-4 del clásico es de 12 (nueve si gana al Rayo Vallecano en el Camp Nou su partido aplazado). Es decir, incluso contando con esos tres puntos, el cuadro catalán habría recortado ocho puntos a los merengues en 13 jornadas. Ahora debería 'birlarle' nueve en nueve.
¿Por qué si esa barrera de 10 puntos ha sido históricamente insalvable y el Barça (y el Sevilla) todavía están a distancia de tres partidos… se habla tanto de remontada, de agotamiento, de un horizonte con un fiasco a la vista? Tiene que ver más con el terreno de las sensaciones que con datos respaldados por la historia y la estadística de nuestro fútbol. 


En invierno

Conviene recordar que el club blanco se proclamó campeón de invierno con holgura. En la jornada 19 ya tenía siete puntos sobre el Sevilla (y aún 16 sobre el Barça). Desde que se otorgan tres puntos por victoria, este 'campeonato' ha sido casi un sinónimo de éxito: 20 de los 26 campeones de invierno terminaron levantando el título. Diez de esos 20 equipos llegaron a la jornada 19 con más de cinco puntos… y ninguno de ellos perdió el liderato hasta la 38. 
El campeón de invierno que peor lo hizo fue el Real Madrid de Ancelotti en la 14/15: tenía cuatro puntos de renta sobre el Barça… y terminó perdiendo la Liga por dos. El equipo de Luis Enrique conquistaría el triplete gracias a que sacó seis más que los merengues en la segunda vuelta. 

 

El desaparecido José Antonio Reyes (c) fue clave en el título blanco de la temporada 2006/07. El desaparecido José Antonio Reyes (c) fue clave en el título blanco de la temporada 2006/07.

Hitos

Las mayores remontadas en la historia de la Liga están, en efecto, por debajo de la barrera psicológica de los 10 puntos. La mayor de ellas se produjo en la 98/99, cuando los culés llegaron a tener una desventaja de nueve puntos sobre el sorprendente Mallorca de Héctor Cúper. En la jornada 14, los baleares lideraban la tabla (28 puntos) y el Barcelona era décimo (19). Desde ese instante, los azulgranas lograron 60 puntos y los 'bermellones' solo 38, lo que obró la remontada y el título para el equipo que entonces entrenaba Louis van Gaal. 
En otras dos remontadas se enjugaron ocho puntos, y en ambas fue el cuadro capitalino quien dilapidó tanta ventaja. La primera de ellas tiene casi más demérito porque fueron ocho puntos… pero cuando se otorgaban solo dos por victoria. Fue en la 91/92: en la jornada 14, los blancos se paseaban (25 puntos frente a los 19 del Atlético y los 17 del Barça), pero el camino se empezó a torcer cuando Mendoza destituyó a Radomir Antic en la 19 con el equipo líder, y en una gran segunda vuelta, los azulgranas borraron la desventaja. En la última, los blancos perdían por 3-2 en Tenerife y el Barça (2-0 ante el Athletic) ganaba la Liga en el último suspiro. 
El Madrid de la 02/03 también se dejó ocho puntos para perder el título. En la jornada 26 tenía 59 puntos y ocho de ventaja sobre el Valencia… y protagonizó un penoso final de curso de la mano de Carlos Queiroz: apenas sacó 11 puntos más (tres victorias, dos empates y siete derrotas) y los valencianistas ganaron la Liga con 77 puntos.

 

Heroicidades blancas

Tampoco hay que olvidar que los blancos no siempre han sido 'víctimas' de las remontadas: protagonizaron una de siete puntos en la 02/03 (desventaja que tenía en la octava jornada respecto a la Real Sociedad)... aunque la más recordada fue la de cinco puntos al Barcelona en la 06/07, la conocida como la 'Liga del clavo ardiendo': un gol de Tamudo (Espanyol) en el Camp Nou en la jornada 37 suponía el 2-2 que quitaba un título cantado a los catalanes. 

El Valencia ganó el torneo doméstico en 2004 tras restarle ocho puntos a los merengues. El Valencia ganó el torneo doméstico en 2004 tras restarle ocho puntos a los merengues.