La Diputación no renuncia a la permuta del Paseo de la Cuba

M.O
-
La Diputación no renuncia a la permuta del Paseo de la Cuba - Foto: José Miguel Esparcia

La institución provincial consulta al Ayuntamiento sobre cómo resolver el error de cálculo sobre la altura y edificabilidad permitida para la nueva construcción

Muy poco antes de acabar 2018 este diario avanzaba el inicio del procedimiento por el cual la Diputación iba a deshacerse del edificio del Paseo de la Cuba donde estuvieron alojadas las oficinas del Consorcio de Servicios Sociales y Gestalba, una permuta que apuntaba a un futuro edificio residencial construido por el adjudicatario a cambio de entregar a la entidad provincial parte del nuevo inmueble, espacios en el sótano, la planta baja y la planta primera, para reubicar de nuevo allí Gestalba y el Consorcio. Sin embargo, el procedimiento iniciado para la permuta fue desistido a mediados del mes de febrero, como también publicó La Tribuna. Los técnicos habían detectado que las condiciones de edificabilidad previstas en el procedimiento no se cumplen, y es imposible proyectar el nuevo edificio con las alturas previstas. Con menos altura, el precio calculado para el edificio tampoco es el mismo, ni sería la misma la rentabilidad para el adjudicatario, pero el problema no impide que el proyecto de la permuta siga adelante. Lo explicaba a este diario Ramón García, vicepresidente segundo de la Diputación Provincial: «Hemos hecho la consulta al Ayuntamiento, para ver de qué forma puede subsanarse el problema, y estamos a la espera de la respuesta». Los pasos a dar por ahora se desconocen porque dependerá de la respuesta de los técnicos de urbanismo, dijo Ramón García: «No sé si habría que empezar otra vez el procedimiento administrativo, hay que verlo, en función de lo que nos exijan, quizá son cosas que pueden solucionarse con alguna modificación puntual en el proyecto, pero ahora mismo estamos a la espera de la respuesta, lo primero es que los técnicos se pronuncien y nos digan qué es lo que van a aceptar, por ahora sabemos muy poco».

Más información en edición impresa