scorecardresearch

Valero: "Los incendios son diferentes, son más violentos"

I.M.
-

La delegada de Desarrollo Sostenible en Albacete afirma que «estamos convencidos de que tenemos el problema de los pirómanos en la zona de Hellín»

La delegada de Desarrollo Sostenible, Llanos Valero. - Foto: R.S.

Esta semana los incendios forestales volvían a ser noticia en esta provincia con un  fuego en Riópar y que estuvo en activo unos días. Una de las personas que se acercaron hasta allí fue la delegada provincial de Desarrollo Sostenible, la Consejería que es, por otra parte,  la competente en esta materia, Llanos Varelo. Varelo, que también es la alcaldesa de Pozo Lorente, es consciente no sólo de que no hay más que ver lo que está pasando a nivel nacional para darse cuenta de que algo está cambiando este año en lo que a incendios forestales se refiere sino que también igual toca alargar la actual campaña. Antes del de Riópar, en esta provincia ya se habían registrado 32 conatos y 15 incendios, el año de antes habían sido 64 conatos y 18 incendios. 

La primera pregunta a hacer es ¿cómo Llanos Valero acaba de delegada de Desarrollo Sostenible?

La verdad es que la historia que hay detrás es, al menos, para mí bastante curiosa pues todo fue muy sorprendente. En mi pueblo, Pozo Lorente, el PSOE llevaba gobernando cinco legislaturas seguidas y obviamente no sólo los concejales estaban un poco cansados sino que también aquel que había sido el alcalde quería dedicarse a otra cosa. Igualmente obviamente había que buscar gente para hacer una nueva lista, hubo reuniones e inicialmente se pensó en una lista en la que yo no era la primera sino la tercera candidata. No obstante, en un momento dado, no sé si por rebote o por cosas del destino, el caso es que pasé a encabezar la candidatura. 

Luego vinieron las elecciones que ganamos y con mayoría y meses después recibía una llamada de José Luis Escudero desde Toledo interesándose en cómo vería yo, una bióloga, asumir la recién creada Delegación Provincial de Desarrollo Sostenible. Llegué incluso a pensar que había otros candidatos y desde luego nunca llegué a pensar que iba a ser yo la elegida.  

No obstante, Llanos Valero además de delegada provincial es también, como ha mencionado, alcaldesa de Pozo Lorente. ¿Cómo se pueden compaginar ambas funciones?

Pues simplemente trabajando muchas horas todos los días de la semana  y teniendo, además, la suerte de tener un equipo excelente, sea en la Delegación como en el Ayuntamiento, y de contar con ellos. El desempeño de lo que haces y de lo que se ve, lógicamente, no es trabajo sólo mío sino de más gente. Sea como sea estamos antes dos mundos muy distintos, al margen de que en Pozo Lorente se puede decir que el trato es muy cercano, es un pueblo pequeño con 400 habitantes y en el que nos conocemos todos. Aquí estás en otro nivel de problemas y por lo tanto, de soluciones.

¿Cuándo uno habla de desarrollo sostenible a que se está refiriendo en concreto?

Hablar de desarrollo sostenible es hablar de muchas cosas. Es hablar de no acabar con los recursos que tenemos y de un futuro equilibrado. Nos hemos dado cuenta de que o vivimos en equilibrio o directamente no hay futuro para la humanidad.  Nosotros trabajamos en áreas tan diferentes como la industria y la energía, el medio natural, la cohesión territorial o el consumo. Por lo que se ve tocamos muchas áreas, si bien las más conocidas, son los incendios y las energías renovables.

Si tuviera que describir con una única frase lo que es la sostenibilidad y su desarrollo, ¿cuál sería?

Sostenibilidad y desarrollo es avanzar sin que se agoten los recursos naturales que tenemos y siendo, además, respetuosos con el entorno.

Acaba de mencionar los incendios forestales y no debemos olvidar ni que estamos inmersos en plena campaña de extinción, ni que en esta semana Riópar ha acaparado la atención informativa a este respecto. No obstante, ¿Cómo está siendo, la presente campaña?

Aunque el balance que pueda hacer es provisional lo primero que diré es que la campaña está siendo, como en otros años, dura, y lo segundo que los incendios que suelen llegar a los medios de comunicación y a las personas en general son los más grandes o los que se localizan en zonas más problemáticas.  No obstante,  de forma continúa nos están llegando avisos de esos otros fuegos más pequeñitos y que, además, somos capaces de sofocar en un tiempo récord.  Si bien, todavía queda para que finalice y hay que ser precavida, yo me atrevería a decir que visto cómo va en otras zonas, nuestra campaña ha ido bien. Esto no quita para que todavía te puedas encontrar, sea en este mes o incluso en octubre, con más de un día con un índice altísimo de propagación.  La verdad es que hasta el mediodía del pasado martes  la provincia había registrado  en el 2021 64 conatos y 18 incendios, mientras que este año llevábamos   en ese mismo periodo de tiempo antes del incendio de Riópar, 32 conatos y 15 incendios. 

En cuanto a la superficie que ha sido pasto de las llamas decir que las hectáreas no forestales arrasadas vienen a ser desde enero prácticamente las mismas en este año sobre el anterior  con una variación de apenas un cinco por ciento. Otra cosa, sin embargo, son las forestales pasándose de 2.730 hectáreas arrasadas en el 2021 a 923 en este 2022,  de las que 80 corresponden al fuego de Riópar.

Sin embargo, a  diferencia de lo que ha ocurrido en otras regiones aquí no ha habido macro incendios, por expresarlo de alguna manera. ¿A qué puede obedecer esto?

Aunque casi todos los años hay un incendio que destaca sobre otros,  a la hora de hablar de esto hay que tener en cuenta varios parámetros empezando por el dispositivo. Nuestro equipo, y del que debo decir que me siento muy orgullosa, trabaja durante todo el año, prácticamente todo el tiempo están juntos y se cuenta con un programa de formación continúan. Están muy profesionalizados y no sólo me estoy refiriendo al personal de  Geacam en sí sino a todo el dispositivo de Infocam.  

Asimismo hay una muy buena coordinación entre las administraciones implicadas y desde hace unos años nosotros trabajamos con un plan de prevención de las zonas de riesgo de incendio y que consiste básicamente en la creación de áreas de defensa de cara a una posible evacuación de las personas y a un funcionamiento seguro tanto de los medios de extinción como  del personal que los acompañan. El 42% de nuestra provincia es monte. 

¿Considera que el cambio climático, y del que tanto se habla, va a obligar  a cambiar la campaña actual contra incendios, o no?

El cambio climático está afectando y no hay más que ver cómo está siendo la situación nacional en este verano. No se puede negar que algo está pasando pues ahora los incendios son diferentes, son más violentos y más rápidos. Esto es consecuencia de la masa forestal que hay, o del estrés hídrico que hemos sufrido y vamos a seguir sufriendo, por lo tanto, tenemos que estar preparados.  Antes la campaña contra incendios era estanca de junio a septiembre, este año posiblemente la tengamos que alargar y la alargaremos. Y, aunque seguramente en el futuro pueden darse nuevos cambios, nosotros vamos un poco por delante.

Sea como sea, la lucha contra el fuego no es algo exclusivo del verano sino que va más allá.

Los trabajadores de Geacam siempre dicen que los incendios se apagan en invierno y tienen razón. Sólo el pasado año decir que a lo largo del 2021 se trabajaron y se trataron 1.481 hectáreas contándose con un presupuesto de siete millones de euros, en este año la previsión es llegar a actuar sobre 1.824 hectáreas con un presupuesto de más de ocho millones de euros. 

Si todo el mundo cumpliera las recomendaciones  y otras prohibiciones en vigor fundamentalmente en verano se puede decir que no habría incendios. Luego están los pirómanos, que aunque sean en un porcentaje pequeño en comparación a otros puntos de la geografía nacional, se puede decir que también los tenemos.  Estamos convencidos que tenemos el problema de los pirómanos en la zona de Hellín.  Cuando hay un incendio, con los escollos aún humeantes, hay un equipo que se encargarán de investigarlo y lamentablemente hay incendios que sólo se explican si han sido provocados.  No me cabe en la cabeza que haya gente que tenga la intención o  disfrute haciendo daño al medio ambiente. Sólo un siete por ciento son de origen desconocido. Por contra, el 10 por ciento son intencionado y ya por negligencias o por accidente, son la inmensa mayoría.

 Y ¿cuándo se recibe el aviso, a cuánta gente se viene a movilizar?

Normalmente las llamadas entran a través del 112 y llegan al COP y si, además, son de particulares siempre se enviará a alguien a la zona de cuestión, generalmente a agentes medioambientales o directamente a un retén. Una vez que tenemos claro que hay humo saldrá un helicóptero de coordinación y de esta manera en un tiempo récord  podremos ser capaces de actuar y de ver la potencialidad del incendio. Además, el humo traerá consigo la movilización de algún medio aéreo y de otros terrestres, pues preferimos pecar de precavidos que dejar que la cosa vaya a más. Hay que perimetrar, controlar y por último extinguir y para ello se requiere a veces, horas, pero otras muchas veces, un día o más. Contamos con 10 retenes, siete autobombas retenes, seis patrullas móviles de vigilancia y tres brigadas helitransportadas. Luego están los 25 puestos de vigilancia fija que hay. Trabajamos en esta provincia y en zonas limítrofes a fin de evitar, precisamente, que el fuego salté  a Albacete, pero también nuestros efectivos han actuado frente a fuegos en Valencia, Alicante, Murcia o Jaén.

Ya por último dejando de lado los incendios forestales y el verano ¿qué puede decirnos de la otra gran área de trabajo más conocida en su delegación y como son las energía renovables y el decreto recién aprobado para agilizar trámites?

Tanto la Junta como el Gobierno nacional apuestan por las renovables y Albacete, además, como es conocido, llegó a ser pionera en estos de las eólicas y su implantación. Dicho esto añadir igualmente que esto lo que va a hacer, en definitiva, es agilizar aún más los trámites sobre lo que se venía haciendo y su complejidad.