scorecardresearch

El 112 recibió el año pasado 1,3 millones de llamadas

LT
-

Por primera vez en la historia más de la mitad fueron procedentes: en concreto el 51,46%. La Junta apunta a la reducción sustancial de aquellas llamadas generadas por 'ruidos' del sistema (bromas o equivocaciones, entre otros)

El 112 recibió el año pasado 1,3 millones de llamadas - Foto: David Pérez

Las llamadas procedentes registradas en 2021 en el Servicio de Atención y Coordinación de Urgencias y Emergencias 112 de Castilla-La Mancha supusieron por primera vez en la historia de este centro más de la mitad del total de las llamadas recibidas durante todo el ejercicio.

De esta manera, durante el pasado año el Servicio de Emergencias 112 registró 1,315.872 llamadas, de las cuales 677.254 (el 51,46 por ciento) fueron llamadas procedentes, es decir, aquellas que dan lugar a la gestión de una consulta, urgencia o emergencia.

Esta situación es fruto de dos factores que se han conjugado en los últimos años: por una parte, la reducción sustancial de aquellas llamadas generadas por 'ruidos' del sistema (bromas o equivocaciones, entre otros); y, por otra, el incremento de las llamadas reales realizadas para dar cuenta de alguna urgencia o emergencia o para la realización de alguna consulta.

Estos datos vienen a ratificar la cada vez mejor utilización que la ciudadanía castellanomanchega realiza del teléfono de emergencias 112, a la vez que ponen de manifiesto el gran trabajo que llevan a cabo los y las profesionales que prestan su labor en este centro.

El 50 por ciento de las llamadas procedentes requirió recursos sanitarios, mientras que más de un 32 por ciento correspondió al sector de seguridad. El resto de llamadas estaban relacionadas con intervenciones del servicio de bomberos urbanos y forestales, así como las multisectoriales, es decir, aquellas que no pertenecen a los sectores habituales de la emergencia, como pueden ser suministros básicos, mantenimiento de carreteras, servicio de atención a la mujer y activación de agrupaciones de voluntarios de Protección Civil.

Durante el año pasado, algunos hechos relevantes acontecidos en la región fueron el episodio de nieve y bajas temperaturas que en enero afectó a varias provincias de Castilla-La Mancha, la conocida como borrasca 'Filomena', que requirió la activación del Plan Especial por Fenómenos Meteorológicos Adversos (Meteocam) en fase de emergencia nivel 2; y la Depresión Aislada en Niveles Altos (DANA) de finales de agosto y principios de septiembre, por la cual se activó el Plan Meteocam en fase de emergencia nivel 1.