scorecardresearch

Previsión de 105.000 toneladas para la campaña de aceite

LT
-

Es una cifra inferior a la pasada, pero el consejero de Agricultura destaca que es un producto de calidad excepcional y ve perspectivas positivas de mercado

Previsión de 105.000 toneladas para la campaña de aceite

La campaña del aceite en Castilla-La Mancha va a terminar con una previsión de 105.000 toneladas producidas, cifra inferior a la pasada, pero con un producto de calidad excepcional y perspectivas positivas de mercado. El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, lo avanzó esta mañana durante su visita a la tienda de 'Morainsa' en Madrid, acogida a la DOP Montes de Toledo. Visita en la que ha estado acompañado, entre otros, por la directora general de la empresa toledana, María Teresa Cabeza, y por el viceconsejero de Medio Rural, Agapito Portillo.

Martínez Arroyo resaltó la importancia de las figuras de calidad, en este caso la Denominación de Origen Montes de Toledo, y la apuesta que se hace por «traer nuestro producto a Madrid», que «es muy importante».

De esta manera destacó el apoyo «evidente» del Gobierno de Castilla-La Mancha con el sector del aceite de oliva, que es un producto de la tierra, la segunda productora de aceite de España, y que con el nombre de Castilla-La Mancha se pone a disposición de los consumidores. El consejero subrayó la labor exportadora que se realiza por parte del sector, donde los aceites llegan a todos los rincones del mundo con el nombre de la comunidad autónoma.

De ahí, la importancia que tiene la marca colectiva de 'Campo y Alma', que ampara a las denominaciones de origen y las indicaciones geográficas protegidas. Una marca, ha recordado, en la que va a participar «activamente· la Denominación de Origen Aceite Montes de Toledo que va a incluirla en sus envases y «esto va a hacer que se reconozca mejor a Castilla-La Mancha», aseveró.  El titular de Agricultura se refirió además a la ayuda específica para el olivar de bajo rendimiento que se pondrá en marcha con la entrada en vigor de la nueva PAC en el año 2023. En Castilla-La Mancha prácticamente el 90 por ciento del total de la superficie de olivar es de secano y de bajo rendimiento.