«Esta temporada y la que viene irán de la mano»

Juan Carrizo
-

Mario Simón, entrenador del Atlético Albacete de Tercera División, indicó que «todavía quedan 10 jornadas y con los 'playoff' habría equipos que tendrían que jugar 16 partidos»

Mario Simón dirige un entrenamiento del Atlético Albacete. - Foto: José Miguel Esparcia

El fútbol sigue parado y en espera de saber si se podrá o no terminar la temporada. Si la cosa es complicada en el fútbol profesional, donde hay muchos millones de euros en juego, no menos problemática existe entre los más modestos. En el fútbol amateur ya son muchos los clubes que ha solicitado un ERTE, entre ellos los tres que militan en la Segunda División B. En Tercera División también están a la espera de saber lo que va a ocurrir.
El Atlético Albacete, en su condición de equipo dependiente del Albacete Balompié, también vive esta situación con la incertidumbre sobre lo que ocurrirá, pero al menos bajo el paraguas de un club profesional que los mantiene informados de los diferentes escenarios que se pueden dar. Este diario habló con Mario Simón, entrenador del filial, que mantiene el contacto continuo con sus jugadores y el club manchego en espera de acontecimientos.
«Es una situación totalmente anormal, como para toda la sociedad. Estamos en contacto diario con los jugadores, mandando el trabajo que pueden hacer en casa con la intención de que sigan activos», manifestó Simón.
En un principio recomendaron a los jugadores quedarse en Albacete, pero «conforme se veía que la cosa era seria y se podía alagar decidimos que cada uno se fuera a su casa para estar con su familia. Cada uno está en sus respectivas residencias y desde aquí les mandamos todos los días el trabajo a realizar programado por el preparador físico».
Simón tiene claro que «si se reanudan las categorías profesionales habrá equipos que desciendan y equipos que asciendan, con lo que todo va enlazado. Veremos cuál es la evolución de todo esto y las decisiones que toman, porque esto va a afectar a esta temporada y a la que viene. Estas dos temporadas van a tener que ir de la mano».
Una cosa está clara, que «se haga lo que se haga nadie se va a quedar contento. La competición ya está desvirtuada, porque el equipo que estaba en un buen momento lo ha visto frenado y el que estaba atravesando ese bache que todos los equipos pasan a lo largo de la temporada lo habrá venido mejor. Esta situación extraordinaria que se está dando, no sólo en el fútbol, en toda la sociedad, hará que se tengan que tomar medidas anormales y habrá gente que se sienta perjudicada».

 

(Más información en la edición impresa)