La ChicaCharcos prepara un festival en La Milagrosa

Ana Martínez
-

Junto con The Katiuskas Band ofrecerá este sábado, en el Teatro de la Paz, un concierto para estrenar 'Haiyu' y recaudar fondos para el proyecto 'Tamuñí', que quiere desarrollar en mayo en la plaza Tomás Navarro Tomás

La ChicaCharcos and The Katiuskas Band en uno de sus conciertos. - Foto: P.C.

Su visita a los campamentos de refugiados saharauis abrió la compuerta del humanitarismo. El torrente de ideas y sueños para promover la igualdad y la justicia social comenzó a correr a chorros y después de cantarle a la esperanza, ahora ensayan a favor de la diversidad social, cultural y racial.
Haiyu es la causante de ese torbellino de acordes y letras que merodean en la cabeza de Patricia Charcos, La ChicaCharcos para amigos y simpatizantes. Haiyu es un grito de ánimo y a la libertad del Pueblo Saharaui que esta creadora, junto con The Katiuskas Band, estrenó a principios de este verano con un videoclip.
El proyecto dejó tan buenas sensaciones que bastó algún que otro encuentro de Patricia Charcos en los colegios para plantearse luchar, a través de la música y el teatro, contra las desigualdades sociales cada vez más pronunciadas que se ha ido encontrando en el camino.
Tras conocer la situación de pobreza estructural que viven muchas familias de los barrios Hermanos Falcó y La Milagrosa, un niño le propuso hacer una fiesta. Y se encendió la bombilla: «Nos planteamos que somos capaces de viajar hasta el Sáhara para denunciar su situación con nuestras mejores herramientas, la música y el teatro y, sin embargo, no nos fijamos en que aquí, en nuestra ciudad, tenemos otras realidades que, aun no siendo las mismas, no dejan de ser injustas», explica la propia Patricia Charcos.
Haiyu ya les había dado razones para acometer cada año un proyecto social en paralelo a la carrera musical de La ChicaCharcos and The Katiuskas Band. El niño que sugirió la fiesta puso el resto: «Decidimos organizar un festival de música en el barrio de Albacete que representa la mayor diversidad de población posible, La Milagrosa, e invitar a toda la ciudadanía a pasar un rato de convivencia y demostrar que todos somos iguales, que todos hacemos barrio».

 

(MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA)