Alberto Fernández: «El ciudadano está más concienciado»

Josechu Guillamón
-

La Policía Nacional recibe muchas llamadas de ciudadanos que alertan de incumplimientos del confinamiento

Imagen del oficial de la Policía Nacional, Alberto Fernández. - Foto: Rubén Serrallé

Alberto Fernández Ruiz es policía nacional desde hace una década y en la actualidad es oficial de la Unidad de Respuesta Rápida (UPR), que normalmente se dedica a  la seguridad ciudadana, en las actuaciones más conflictivas, entre las que se encuentran los asaltos para realizar entradas y registros o la detención de personas que se atrincheran en un domicilio. Por otra parte, también se dedican a mantener al orden público en manifestaciones y otros eventos en los que hay grandes aglomeraciones de personas, como puede ser un gran concierto o un partido de fútbol.
Esto ha provocado que su trabajo en estos días haya cambiado notablemente. «Nuestra forma de trabajar ha cambiado muchísimo desde la aparición del coronavirus, porque aunque no dejamos de lado nuestras funciones, estas no tienen casi demanda. Ahora el 85% del trabajo es controlar que se cumplan las medidas implantadas con el estado de alarma». En este sentido, recuerda que ahora no se producen peleas los fines de semana, el fútbol está paralizado y las manifestaciones están prohibidas.
Sin embargo, el trabajo no les falta ya que diariamente realizan controles en la calle, comprobando que la gente está en la vía pública por motivos justificados y que respeta las medidas de seguridad, para evitar contagios. «Al principio la gente no veía la envergadura del problema, pero desde la primera semana que se implantó el estado de alarma hasta ahora, se nota el cambio. La gente cada vez está más concienciada de que no debe salir, por miedo, por conciencia o por ética, pero cada vez cuesta más encontrar a la gente que no cumple el confinamiento».
En cualquier caso, de media denuncian a unas 25 personas al día, generalmente porque las personas van de dos en dos, porque hay individuos que con el pretexto de ir a por el pan se van de paseo y porque algunos jóvenes «creen que con ellos no va la cosa». Muchos de los incumplimientos del confinamiento se detectan gracias a la colaboración ciudadana. «Ahora es el propio ciudadano el que le echa en cara a los infractores su actitud y eso es algo que nos beneficia mucho. Recibimos muchas llamadas que nos alertan de los incumplimientos».

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA