"Hay guiños a mujeres que cambiaron la historia de la danza"

A. D.
-

La bailarina albacetense estrena hoy, en la Casa de la Cultura José Saramago, el espectáculo 'Dance Is My Heroine'

La bailarina albacetense Cristina Gómez. - Foto: Israel Sánchez Beato

La Casa de Cultura José Saramago acoge hoy, a las 20 horas, Dance Is My Heroine, con  dirección, coreografía, interpretación y textos de Cristina Gómez, que comentó a La Tribuna de Albacete las características de este montaje de danza contemporánea.
¿Hace unos meses viajó a Líbano para presentar su espectáculo, ¿un adelanto de lo que veremos en Albacete, en la José Saramago?
Sí, en agosto presenté una versión corta de Dance Is My Heroine dentro del marco del Festival Us, the moon and the neighbors, organizado por el colectivo Kahraba y apoyado por instituciones internacionales como la Embajada de España en Líbano y Aecid, gracias a los que fue posible mi participación. 
¿Cómo fue esa experiencia?
Demasiado buena, Líbano es un país que me encanta y ésta era la tercera vez que lo visitaba. Me siento muy a gusto allí, además este trabajo se ha creado gracias a un programa de residencias artísticas de Matadero Madrid, en colaboración con Hammana Artist House, un espacio dedicado a la creación que está a 26 kilómetros de Beirut y que es el lugar idóneo para concentrarse y trabajar. 
Estuve allí en enero y febrero creando el espectáculo después de haber pasado casi dos meses en Madrid germinándolo, así que volver en agosto al mismo lugar a participar en el festival, que además contaba con la participación de artistas de Egipto, Palestina, Suiza, Francia, Portugal, fue una maravilla. Fue realmente especial. 
Estrenará en la José Saramago Dance Is My Heroine, ¿cómo es esta propuesta feminista que no va sobre feminismo?
Dance Is My Heroine toca muchas temáticas, habla de redes sociales, likes, followers, de identidad digital, de la necesidad de gustar, propone volver al cuerpo y usar el movimiento como herramienta para conectarse con la vida real, es también un homenaje a algunas de las heroínas que escribieron y escriben la historia de la danza contemporánea, y sí, es una pieza feminista per se, pero no es que yo hable de feminismo directamente, o que sea la temática central. 

 

(MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA)