La nieve cubrió de blanco terrenos de media provincia

A.G
-

La precipitación constante motivó incidencias en 20 carreteras autonómicas, así como el cierre de vías provinciales y la necesidad de usar cadenas en la N-430, a su paso por Ossa de Montiel

Un vehículo retira nieve de la Plaza de la Constitución de Munera. - Foto: Carmen Moya

Lluvias intermitentes, descargas de granizo puntuales, algún día soleado y una notable nevada para cerrar la semana. Así han transcurrido unos días marcados por la inestabilidad meteorológica en la provincia de Albacete, donde esos fenómenos han supuesto menos alteraciones de la vida normal que en ocasiones anteriores, al encontrarse ésta ya condicionada por el estado de alarma.
La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ya había avisado de la posibilidad de que nevase en las sierras de Alcaraz y Segura en la noche del viernes al sábado. Sin embargo, la previsión cambió a última hora de la noche y el aviso amarillo se extendió a toda la provincia, con un duración prevista hasta las nueve de la mañana de hoy.
Esos pronósticos se cumplieron y la nieve comenzó a caer ya de madrugada en municipios de las sierras de Alcaraz y Segura y el Campo de Montiel, donde la precipitación no cesó durante buena parte del día. En el resto de comarcas, apareció de forma más puntual y acompañada de lluvias constantes, lo que evitó acumulaciones en la superficie de calles y carreteras.
A última hora de la tarde de ayer, la nieve acumulada estaba en cifras entre los 10 y 15 centímetros en varios municipios del Campo de Montiel como Munera, El Bonillo u Ossa de Montiel, situados por encima de los 900 metros de altitud. En esa comarca, también se registraban numerosos avisos por circulación complicada en carreteras. 
Mientras, en las sierras, la precipitación fue similar y se superaban los 20 centímetros de nieve en zonas por encima de los 1.000 metros, lo que hacía difícil el acceso a los numerosos núcleos dispersos de población de esas zonas.
Los dispositivos de vialidad invernal de las distintas administraciones tuvieron, por tanto, una intensa jornada. Por parte de la Junta, se emplearon 26 personas, que esparcieron 35 toneladas de sal en las carreteras de su red, con ocho quitanieves y 10 vehículos ligeros.
De acuerdo a la información facilitada por la Consejería de Fomento, había problemas para la circulación en 20 tramos de vías autonómicas, con especial incidencia en las de las comarcas mencionadas, aunque también se registraban problemas dentro de los términos municipales de Villarrobledo, La Roda, Barrax o Bonete.
A esas incidencias, se unía al cierre de esta edición la obligatoriedad del uso de cadenas en la N-430 a su paso por Ossa de Montiel o el cierre de la carretera provincial AB-608, en Lezuza.

(Más información en edición impresa)