scorecardresearch

La Junta crea Eturia, una empresa pública para turismo

L.G.E.
-

La consejera de Economía defiende que facilita muchas gestiones y colaboraciones con el sector privado. Nacerá con 100.000 euros de capital, pero asumirá el presupuesto que ya había previsto para promoción de turismo y artesanía

La consejera de Economía con la directora general de Turismo y el presidente de la Diputación de Toledo - Foto: Javier Pozo

Castilla-La Mancha tendrá este 2022 una empresa pública nueva. Lo aprobó esta semana el Consejo de Gobierno, tal y como explicó esta mañana la consejera de Economía, Patricia Franco. Se llamará Eturia y se dedicará a la promoción del turismo y la artesanía. Señaló que solo quedaban dos comunidades autónomas sin un instrumento así que facilita la gestión de muchos proyectos. Puso el ejemplo de la candidatura para la gala Michelin o la Conecta Fiction. También señala que permite la colaboración con empresas privadas.  

Franco contó que nacerá con un capital social de 100.000 euros, pero que lo que hará la Junta en el arranque es traspasar parte del presupuesto ya aprobado para promoción turística para 2022. En cuanto a los plazos para ponerla en marcha, explicó que «ahora tiene que llevar todos los procedimientos en cuanto a notaría, registro de la sociedad», de modo que calcula que para mediados de abril ya estará en funcionamiento. Recuerda que Page ya anunció esta iniciativa en Fitur, a finales de enero, así que se ha tramitado con bastante agilidad.

La consejera de Economía barrunta que en la oposición no van a ver con buenos ojos esta nueva empresa pública. «Sé que la oposición saldrá diciendo que esto es un nuevo chiringuito, pero yo aconsejaría que dejemos de poner estas connotaciones a la profesionalización del sector público», expuso.

Franco lamenta que cuando llegó Page al Gobierno ya no estaba el  Instituto de Promoción Turística de Castilla-La Mancha, que suprimió el Ejecutivo de Cospedal. «Hubo una época con el Gobierno regional en que todo desaparecía», recordó. «Es una anomalía que tenía que dejar de existir», concluyó.