scorecardresearch

Las nuevas sorpresas de Caraca

Inmaculada López
-

La localización de una necrópolis visigoda con más de 300 tumbas y la aparición de un gran edificio funerario de época romana son los dos hallazgos más relevantes de la quinta campaña de excavaciones en este yacimiento de Driebes, Guadalajara

Las labores de esta nueva campaña se desarrollaron entre el 16 y el 27 de agosto. - Foto: Equipo Arqueológico de Caraca

Caraca no deja de sorprender. La quinta campaña de excavaciones arqueológicas que acaba de concluir en lo que fuese la antigua ciudad romana que unía Complutum (Alcalá de Henares)con Segóbriga (provincia de Cuenca) y Cartago Nova (Cartagena) ha sacado a la luz nuevos e interesantes hallazgos que vienen a confirmar la enorme importancia histórica que atesoró este estratégico enclave ubicado en el término de Driebes, en Guadalajara.

Tal y como revela Emilio Gamo, el historiador que ha vuelto a dirigir estos trabajos junto al arqueólogo Javier Fernández, lo más relevante de esta nueva campaña es el descubrimiento de una gran necrópolis visigoda y los restos de un edificio «bastante imponente» de época romana y de carácter funerario. 

En concreto, la necrópolis se encuentra ubicada en sector sureste del Cerro del Virgen de la Muela,  data de los siglos VI y VII d.C. y está formada por entre 300 y 400 tumbas. «Hemos localizado una serie de inhumaciones dentro de cistas de piedra en las cuales los cuerpos de las personas estaban orientados en sentido este-oeste siguiendo ya el rito cristiano y algunas también estaban tapadas por unas lajas de grandes dimensiones», detalla Emilio Gamo. Este llamativo cementerio tardoantiguo «nos ha permitido documentar la continuidad de la ocupación del espacio después de que la ciudad romana de Caraca como tal desapareciera, es decir, la continuidad del hábitat humano en la zona después de la caída del Imperio Romano», explica este especialista.

Detalle de una de las tumbas de la necrópolis visigoda.Detalle de una de las tumbas de la necrópolis visigoda. - Foto: Equipo Arqueológico de CaracaPor otro lado, al norte de la superficie que ocupó la propia urbe de Caraca, el equipo liderado por Gamo y Fernández ha localizado los restos de una construcción de grandes dimensiones y planta rectangular (10 por 8 metros) cuyos muros cuentan con un grosor de casi un metro. Según las investigaciones iniciales, su antigüedad se remontaría a las últimas décadas del siglo I a.C., es decir, en época del emperador Augusto. «En el centro de esa estructura hemos encontrado una fosa con restos incinerados de huesos de animales, de cerámica, de vidrio y otros huesos al parecer humanos que están en análisis y que nos están denotando una función del edificio de tipo funerario, el lugar donde se realizara el ritual funerario de la cremación», precisa Emilio Gamo.

Por último, se han realizado prospecciones en el entorno del yacimiento con el objeto de delimitar su extensión y encontrar vestigios del asedio a la ciudad por parte de Sertorio en el año 77 a.C.  

Desarrollo. Esta quinta campaña consecutiva de excavaciones arqueológicas en Caraca ha tenido una duración de dos semanas, del 16 al 27 de agosto. Se ha desarrollado gracias al convenio firmado entre la Diputación Provincial de Guadalajara y el Ayuntamiento de Driebes, con el apoyo del Ayuntamiento de Brea de Tajo, la Asociación de Amigos del Museo de Guadalajara y la Asociación de Mujeres de Brea de Tajo, alcanzando una inversión global cercana a los 20.000 euros. Además, ha contado con colaboraciones de profesionales de otras instituciones científicas como el Museo Nacional de Arte Romano, la Universidad de Alcalá y el Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira cuyos técnicos realizaron una prospección para localizar restos de cronología paleolítica. «Esto nos está hablando de que éste era un lugar muy estratégico ubicado sobre el río Tajo y que fue habitado desde épocas pretéritas, desde el Paleolítico Inferior pasando por el Medio, la Edad de Bronce, la primera Edad del Hierro, la época carpetana, la época romana que fue cuando alcanzó su máximo esplendor y, después, la visigoda. Tenemos, por tanto, la secuencia cultural casi completa sobre cómo fue evolucionado el hábitat humano en esta zona», explica Gamo. 

Vista general de la estructura del edificio funerario romano hallado en este importante yacimientoVista general de la estructura del edificio funerario romano hallado en este importante yacimiento - Foto: Equipo Arqueológico de CaracaPor otro lado, estas labores han permitido la contratación de ocho peones residentes en la comarca. Eso sí, al contrario que en ediciones anteriores, este año las excavaciones de Caraca no han sido beneficiarias de las subvenciones para la financiación de proyectos de investigación de patrimonio arqueológico y paleontológico que convoca la Junta de Comunidades.

En todo caso, lo que está claro es los resultados de esta campaña «han sido muy interesantes y esto nos anima a continuar con la investigación». Por ello, de cara al próximo año, la intención del equipo es continuar trabajando en la necrópolis visigoda «y en otras áreas de la ciudad que tenemos que perfilar», señala Emilio Gamo.

Bien de interés. Por último, hay que destacar que la relevancia de los hallazgos que se están produciendo en Caraca animó al Ayuntamiento de Driebes a iniciar el pasado abril los trámites para solicitar su declaración como Bien de Interés Cultural (BIC).