scorecardresearch

'El Juli', Manzanares y Rufo actúan el domingo a Casas Ibáñez

Pedro Belmonte
-

El mismo día se cumplirán 53 años del emblemático festejo que, encuadrados en la famosa «guerrilla», plantearon los dos toreros de moda, 'El Cordobés' y Sebastián Palomo Linares

Tomás Rufo salió por la Puerta Grande de la Plaza de Las Ventas el 20 de mayo. - Foto: Jaime López

El domingo, la plaza de Casas Ibáñez albergará una corrida de toros con un cartel que podría verse en cualquier Feria importante de España, Francia o América. Dos figuras ya consagradas como son Julián López El Juli y José María Manzanares, compartirán paseíllo con el torero revelación de la temporada, Tomás Rufo, joven diestro que tomó la alternativa en septiembre del año pasado y que ya hizo el paseíllo en esa plaza en mayo del año pasado, alternando con José Fernando Molina y Villita.

El mismo día 28, se cumplirán 53 años de aquél emblemático festejo en el que, encuadrados en la famosa «guerrilla» que plantearon los dos toreros de moda en aquel año 1969, Manuel Benítez El Cordobés y Sebastián Palomo Linares, a las grandes empresas que regentaban los cosos importantes de las ferias, haciendo un circuito por plazas de menor envergadura, llenándolas hasta la bandera para poder ver a esos toreros. 

Aquel 28 de agosto de 1969, hicieron el paseíllo en la plaza de Casas Ibáñez, el albacetense Juan Montero, que cortó una oreja, Manuel Benítez El Cordobés que obtuvo tres orejas y un rabo y Sebastián Palomo Linares que hizo pleno, con cuatro orejas y dos rabos, con una corrida de Primitivo Valdeolivas, ganadería con encaste Veragua y que ahora se llama Los Ronceles con distinta procedencia. 

Esa disputa con las grandes empresas, produjo la famosa «guerrilla», con los guerrilleros El Cordobés y Palomo Linares como protagonistas, lo que supuso que los apoderados de los dos toreros, a Palomo lo apoderaba la casa Lozano, en concreto Eduardo, los que junto al apoderado de Manuel Benítez, organizaron este circuito de corridas en las plazas de tercera categoría, e incluso portátiles, aunque en Casas Ibáñez el empresario fue Juan Martínez Encarnación, persona muy querida en el mundo del toro. Allí se presentaron junto al malogrado Juan Montero, en una corrida sin precedentes en dicha plaza, que había sido inaugurada unos años antes. 

Hoy vuelve otra  «guerrilla», aunque sin las tiranteces empresariales de entonces, peo con el objetivo de que la plaza de Casas Ibáñez vuelva a ser referencia en esta temporada, como lo fue el año pasado con un cartel muy rematado, con El Juli, Perera y Ureña, por lo que los aficionados de la provincia que quisieran ver al torero madrileño tuvieron que ir a Casas Ibáñez, ya que no se anunció en la Feria de Albacete 2021.

Este año ocurre algo similar, ya que el torero revelación de la temporada, Tomás Rufo, tampoco se encuentra anunciado en el abono albacetense, por lo que será esta plaza de la Manchuela el lugar para que los aficionados de la provincia puedan verlo.