scorecardresearch

Una ayuda patriótica en la distancia

Ana Martínez
-

Tras enviar el primer camión con 32 palets a la frontera, un grupo de ucranianos en Albacete prepara un segundo envío con la ayuda de la cooperativa Champinter

Voluntarios del grupo de ucranianos organizados para mandar ayuda humanitaria a su país. - Foto: José Miguel Esparcia

Desde que Putin decidiera invadir Ucrania, un centenar de ciudadanos ucranianos, residentes en la provincia de Albacete, decidieron organizarse en grupo para canalizar la ayuda humanitaria con que prestar apoyo tanto a los compatriotas que se encuentran en el país como a las familias que han decidido exiliarse mientras duren las bombas.

«Empezamos a reunir el material y los alimentos que nos iban donando en nuestras casas, pero llegó un momento que se nos desbordó», relata Marta Kryvetska, una de las coordinadoras de este grupo de ucranianos, que presentó un escrito ante el Ayuntamiento para solicitar la cesión temporal de un espacio en el que poder reunir todas las donaciones que van llegando.

Un lugar que se encuentra en el centro sociocultural del barrio de San Pablo, en la calle José Echegaray, número 26, desde donde el lunes salió el primer camión cargado con 32 palets llenos de medicamentos, comida infantil, pañales, alimentos no perecederos, mantas y ropa de abrigo, con rumbo a la Agencia Estatal Ucraniana de la Reserva Estratégica, situada en Polonia, dado que el transportista no tiene permiso para entrar en el país de Marta al no contar con salvoconducto de una organización no gubernamental.

«El transporte es de un empresario ucraniano que dejó su contacto en la embajada de Málaga por si alguna asociación o colectivo quería mandar ayuda humanitaria y cuando nosotros lo hemos solicitado, vino de Valencia hasta Albacete a por ella», relata esta ucraniana estudiante de Derecho, que vino a España hace 18 años y ya lleva cinco residiendo en Albacete.

(MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA Y EN LA APP DE LA TRIBUNA DE ALBACETE)