scorecardresearch

Sólo dos de los acusados reconocieron traficar con cocaína

Josechu Guillamón
-

Uno de los principales encausados admitió que vendía marihuana, pero ningún otro estupefaciente

Imagen de la primera sesión del juicio. - Foto: Arturo Pérez

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial celebró ayer la primera sesión del juicio contra ocho individuos que se enfrentan a penas de hasta ocho años de prisión por dedicarse al tráfico de estupefacientes, en el que sólo dos de ellos reconocieron dedicarse a la venta de cocaína y uno admitió que vendía marihuana.

El primero de los acusados en declarar fue J.A.S.I., que se enfrenta a ocho años de cárcel y a pagar una multa de 500.000 euros y que según la Fiscalía proporcionaba cocaína a otros encausados para su posterior venta, quien reconoció que entre abril y noviembre de 2019 se dedicaba al tráfico de marihuana e incluso admitió que había desmantelado una nave donde la cultivaba, pero negó en todo momento dedicarse a la venta de cocaína.

En cuanto a los acusados D.G.R. y su novia J.E.R.Z., negó que fueran sus distribuidores de cocaína y señaló que a D.G.R. lo conocía porque como él se dedicaba a la venta de coches y que posteriormente se convirtió en su cliente, puesto que le compraba marihuana.

También se refirió al kilo de cocaína que se encontró en un trastero que él había alquilado en el edificio en el que residía y aunque admitió que él lo alquiló, señaló que en la época en la que se realizó el registro él le había dejado el trastero a un amigo colombiano, aunque no se lo había comunicado a la propietaria, porque se iba a ir a vivir a Castellón,  por lo que nada de lo que había en el trastero era suyo. 

Distribuidores. A continuación declaró el acusado D.G.R., para el que también piden ocho años de cárcel y multa de medio millón de euros, que negó dedicarse al tráfico de cocaína, ni hacer de correo para J.A.S.I. u otros procesados.

D.G.R. dijo que tenía domicilio en Madrid, pero que vivía con su novia en Alicante y como en esa ciudad no tenía muchos contactos iba a Albacete a comprar marihuana a J.A.S.I. y a adquirir cocaína en el barrio de las Seiscientas, pero aseguró que compraba esas sustancias para su consumo propio.

En cuanto a la reunión que mantuvo con J.A.S.I., en la que le acompañaba su novia, una noche, tras la cual se fue a Madrid y regresó esa misma madrugada, negó que fuera a Madrid a comprar cocaína para J.A.S.I. y que luego volviera a dejarla, explicando que regresó a casa del otro acusado para recoger marihuana que le había dejado en la azotea. Afirmó desconocer que llevaba llaves del trastero en el que se  encontró el kilo de cocaína y dijo que no sabía que trastero era.

La droga que llevaba en su poder cuando lo detuvieron y la que había en su casa dijo que era suya para su consumo.

Por su parte, su novia J.E.R.Z., que se enfrenta a la misma pena que los otros dos acusados, también negó que traficara con drogas y que actuara como correo de ninguno de los acusados y dijo que a J.A.S.I. casi no lo conocía y que sólo sabía que le vendía marihuana a su novio. 

La acusada F.R.S., para la que piden cinco años de cárcel, reconoció que se dedicaba a la venta de cocaína en su vivienda del barrio de las Seiscientas, pero dijo que a pequeña escala.

Más información en la edición impresa y en la APP de La Tribuna de Albacete https://latribunadealbacete.promecal.es