scorecardresearch

El programa de senderismo llegó a San Pedro y a Carcelén

Redacción
-

Un centenar de participantes disfrutó con los recorridos propuestos por la Diputación, para conocer el entorno de los dos municipios

El programa de senderismo llegó a San Pedro y a Carcelén - Foto: La Mancha Press

Este sábado, día 5, y el domingo, 6 de noviembre, se celebraron dos nuevas rutas, de las pruebas de la novena edición de las Rutas de Senderismo que organiza la Diputación Provincial de Albacete. Tuvieron como escenario San Pedro, en la Sierra de Alcaraz; y Carcelén, en la comarca de La Manchuela. Dos comarcas distintas y con gran atractivo ambas, de las que pudieron disfrutar los senderistas, en un soleado fin de semana.

Tal y como detallan los organizadores, el sábado, los 50 participantes inscritos visitaron San Pedro, para llevar a cabo la prueba "Ruta Hazas y el Güijarral". Ruta circular, señalizada, de casi 18 kilómetros de distancia, una dificultad baja y unas cinco horas de duración, con salida a las 9,00 de la mañana, desde el Puente de la Madre del municipio.

Les recibiría el alcalde del municipio y diputado provincial de deportes, Dani Sancha, quien los acompañaría durante todo el trayecto. Así, a las nueve en punto de la mañana, desde el puente, partía la marcha en una mañana fresca, recorriendo en primer lugar la parte baja del pueblo, vega abajo, para cruzar la carretera, AB-519 y abandonar el pueblo, cogiendo una ruta local por El Llano y los Entredichos. Caminaban entre campos de cultivo, buscando el punto más alto de la zona, El Guijarral (932 m), con unas impresionantes vistas de San Pedro, con sus dos barrios separados por la vega y el río, equidistante de tres pueblos, Casas de Lázaro, Pozuelo y Balazote, instalado en el llano, pero puerta de la sierra de Alcaraz.

El programa de senderismo llegó a San Pedro y a CarcelénEl programa de senderismo llegó a San Pedro y a Carcelén - Foto: La Mancha PressUn recorrido en el que pudieron divisar desde La Almenara, hasta la Peña del Roble, entre Peñas de San Pedro y el Sahúco, antes de descender un poco entre monte bajo, lleno de plantas aromáticas y esparto, a una zona más protegida y resguardada, aunque el sol hizo desaparecer el frío de la mañana, lugar que aprovecharon para hacer un descanso. Gracias al Ayuntamiento de San Pedro, también pudieron degustar un contundente almuerzo campestre. 

Muy cerca de allí pudieron visitar un Cuco, que les mostró su propietario, Candelario. Se trata de una típica construcción de piedra seca que únicamente utiliza este material para hacer un refugio, no muy grande, y que se utilizaba para resguardarse del mal tiempo, como comentaba Candelario, que recordaba que, siendo el pequeño, les pilló un pedrisco y llegaron a meterse hasta 7 personas en él. Por esta zona pueden verse algunos de estos más, ya que coincide en algunos tramos con la ruta de los Cucos. Continuaron descendiendo dirección al río del Jardín (Camino de San Pedro a la Vega) y la carretera general (N 322), por la finca de La Torre, entre las Viñas de La Torre y El Enebral. Cruzarían otra carretera (CM 313), entre lomas, hasta el Corral de Blanco para ir entrando nuevamente al pueblo.

Tras la comida, visitaron su Centro de Interpretación del yacimiento de La Quéjola y pudieron ver el Timiaterio de la Quéjola, pieza que toma el nombre del poblamiento íbero en el que fue hallado, en San Pedro.

Ya el domingo, otros 50 participantes, se desplazaron al municipio de Carcelén, para recorrer la "Cueva de los Bolos, Barranco de los Molinos", en una prueba circular, de dificultad media, de 15 kilómetros de distancia y unas cinco horas de duración, con salida a las 9,00 de la mañana, desde el Castillo.

Les recibiría la alcaldesa de la localidad, María Dolores Gómez, quien les acompañaría durante toda la ruta. Así, tras la foto de grupo en la escalera del Castillo Conde de Casal de Carcelén del Siglo XV, junto al Ayuntamiento, arrancaron sobre las nueve de la mañana, con buen sol en un día despejado. Atravesarían varias calles del pueblo, ladera arriba, saliendo a un camino en la parte Oeste del municipio y observaron que el mismo está enclavado en un valle entre dos montañas denominadas "Muelas" (Peña Blanca y Peña Negra), próximos destinos de la ruta.

Cogieron una antigua senda que comunicaba Carcelén con su vecino pueblo de Alatoz, entre carrascas, pinos y monte bajo, con gran cantidad de aromáticas. Esta senda ascendente que transcurre por una zona de umbría, hasta la Cueva de los Collaos, un impresionante abrigo en las faldas de una gran mole de piedra caliza. Una vez aquí el sendero comienza a descender hasta el fondo del Barranco de la Umbría, fueron encontrando gran cantidad de caleras, horno donde se calcina la piedra caliza para obtener cal.

Volverían de nuevo a ascender, hasta la parte más alta donde se encuentran gran cantidad de aerogeneradores que fueron viendo durante el trayecto. Desde aquí, cogieron un camino, girando a la izquierda, que les conducía a otro collado que da vistas al pueblo de Carcelén y empezaron a descender por una senda de herradura, hasta casi llegar al pueblo por un paraje conocido como Rincón de las Eras, a unos 300 metros de Carcelén.

Siguieron un sendero que salía a la derecha por el Vallejo de Fuente Mayor, y pararon a unos metros de dicha fuente, donde se sitúa una zona de recreo acondicionada con bancos, cosa que aprovecharon para almorzar, un rico bocata de jamón cortesía del Ayuntamiento de Carcelén. Siguieron por una pista hasta coger otra a mano izquierda y empezar a subir hasta el Barranco de la Cueva de los Bolos. También pudieron visitar la impresionante cueva de los Bolos, no sin esfuerzo. Aquí se encuentra una derivación de la ruta principal que conduce al Barranco del Agua. Zona con un alto valor ecológico.

Siguieron ascendiendo hasta lo alto de la Muela del General, para coger un camino que transcurre por la planicie llena de molinos que fueron sorteando hasta el Barranco del Molino, con unas preciosas vistas. Ya de regreso, iniciaron el descenso por una senda que les conduciría hasta la Fuente de los Pimenteros, ya a la entrada de Carcelén, y llegar de nuevo al punto de partida en el Castillo del Conde de Casal, el cual pudieron visitar y disfrutar de sus magníficas vistas desde lo más alto de su gran torreón.

En definitiva, dos fantásticas rutas en un soleado fin de semana, ideal para hacer senderismo y descubrir las maravillas de entornos naturales que esconden nuestra provincia, y que ha hecho disfrutar a los 100 participantes de esta actividad, gracias a la iniciativa de la Diputación Provincial de Albacete.

La siguiente cita será este próximo sábado, 12 de noviembre, en Valdeganga, denominada "Las ramblas del Batán y la Rodera. PR-AB-65". Se trata de una prueba circular, de 12 kilómetros de distancia, dificultad media-alta, unas 5 horas de duración y con salida a las 9.00 horas, desde la Plaza Mayor del municipio.