scorecardresearch

«Ya hay una versión sinfónica para 'Los Comuneros'»

Antonio Díaz
-

Nuevo Mester de Juglaría regresa a Albacete para ofrecer un concierto en el Teatro Circo, hoy, a partir de las 20 horas, con Los Comuneros como protagonista de la primera parte. Fernando Ortiz, comentó las singularidades de esta cita.

Fernando Ortiz. - Foto: Rubén Serrallé

Nuevo Mester de Juglaría regresa a Albacete para ofrecer un concierto en el Teatro Circo, hoy, a partir de  las 20 horas, con Los Comuneros como  protagonista de la primera parte. Fernando Ortiz, músico fundador del grupo con Llanos Monreal, comentó a La Tribuna de Albacete las singularidades de esta cita. 

¿Por qué se convirtió un álbum como Los Comuneros en fundamental para Nuevo Mester de Juglaría?

Objetivamente tiene de especial que cuando se publicó, en 1976, el disco formaba parte de una trilogía de cantatas contemporáneas,  Santa María de Iquique, de Quilapayún; Del Mencey Loco, de Los Sabandeños y Los Comuneros. Eran tres cantatas sobre acontecimientos históricos que utilizaban músicas tradicionales. El Mester aceptó su propio reto, cantar el texto de Luis López Álvarez, que editó Cuadernos para el diálogo en 1971 y,  desde el primer momento que lo vimos, nos dimos cuenta que era un cantar de gesta, objetivo juglaresco. Nos pusimos a  trabajar y construimos una cantata, que consideramos un cantar de gesta.

Volvieron a recuperarla el año pasado.

Así es, la volvimos a recuperar el año pasado cuando se cumplían 500 años justos, de la batalla de Villalar.  

También revisaron el álbum. 

Sí, a principios del año 2000 grabamos en directo en 10 teatros, entre ellos el Teatro Circo de Albacete, para un disco y ahora hacemos una segunda revisión, que es más difícil de mover y que se estrenó en Segovia el año pasado. Ya hay una versión sinfónica para Los Comuneros que estamos viendo la posibilidad  de mover, porque hacerlo con más de 60 músicos en los tiempos que corren es complicado. Bueno, teniendo en cuenta que ahora hay orquestas en la mayoría de las capitales, podremos establecer una estrategia con los directores  para ensayarlo y moverlo. Tenemos entonces una tercera visión del trabajo.  

¿Coincidió en su momento con el renacer del folclore?

Cuando se grabó el disco, pretendíamos hacer una cantata sobre un largo romance, pero cuando se publica, en 1976, están empezando a florecer todos los sentimientos del nacionalismo, regionalismo, y el disco salió en el momento más oportuno y se convirtió, sin duda, eso es cierto, en himno no oficial de Castilla.  Eso le ha dado pervivencia, porque es un disco de folclore  que se ha vendido de forma espectacular, decenas de miles de ejemplares. 

¿Hay interés hoy por ese tipo de música, de folclore?

Si lo hay, porque la música tradicional se ha diversificado mucho, en cuanto a estéticas, y hay un público muy partidario de la visión de grupos como el Mester y la prueba está en que 53 años después seguimos girando y llenando teatros, con un público muy fiel que, además, sorprendentemente es muy heterogéneo. Acude mucha gente joven que se interesa por esta música y además, después la usa, en nuevas fusiones, en nuevas versiones, con lo cual nos sentimos corresponsables de esas nuevas tendencias, aunque estemos  en una línea más clásica.  

¿No se apuntan a ese nuevo carro?

Creo que el Mester tiene su manera de entender la música tradicional, aunque ha evolucionado, claro, dentro de una estética. Nosotros, ahora mismo, desde la revisión que hicimos de Los Comuneros, que también se la aplicamos a Romance de El Pernales, una versión de cámara, que me gustaría que se presentase en el Teatro Circo,  también estamos apuntando a otras cosas y en muchos de nuestros conciertos hacemos participar a nuevos músicos y eso, además de que nos refuerza musicalmente, porque las nuevas generaciones están muchísimo más preparados que nosotros, es muy interesante en el escenario. 

¿Repasarán también otros éxitos en esta cita?

Sí, hay una segunda parte, con un pequeño resumen y repaso de las canciones más conocidas del Nuevo Mester de Juglaría.