Las obras de la pista de la Base Aérea empezarán en julio

Josechu Guillamón
-

El soterramiento del cable de frenado costará 2,4 millones de euros y se llevará a cabo en unos tres meses y medio

El coronel Pedro Enrique Belmonte observa la pista de la Base Aérea de Los Llanos. - Foto: José Miguel Esparcia

Las obras de soterramiento del cable de frenado para los cazas, que se van a llevar a cabo en la pista de la Base Aérea de Los Llanos comenzarán a mediados del mes de julio, según ha confirmado a La Tribuna de Albacete el coronel jefe de la Base y del Ala 14, Pedro Enrique Belmonte.
Inicialmente estaba previsto que estas obras comenzaran a primeros del mes de junio, lo que iba a implicar el cierre total de la pista durante tres meses, algo que no sucederá finalmente, como asegura el coronel. «Durante las obras la pista seguirá abierta, pero se verá reducida su longitud en un tercio, lo que impedirá la operación normal de la misma».
El inicio de las obras empezará algo más tarde principalmente por los retrasos en la empresa extranjera que debe proporcionar los componentes del cable y es que, debido a las circunstancias actuales, «ha habido un gran esfuerzo por parte del Ejército del Aire para que las obras se realicen durante el presente año». 
Por fases. En lugar de realizar las obras a lo largo de tres meses consecutivos, finalmente se ha preferido llevarlas a cabo en dos fases. 
La primera fase, como ya se ha mencionado, comenzará a mediados de julio y finalizará a mediados de septiembre, en la misma, se realizará toda la obra civil previa a la llegada de los elementos del cable.
En la segunda fase, que está previsto que se inicie a primeros de octubre y que finalice a mediados de noviembre, se instalará el cable de frenado. Por tanto, la idea es que las obras  duren tres meses y medio.
El presupuesto total de la mejora de la pista es de unos 2,4 millones de euros, en los que se incluye tanto la obra civil como la adquisición, instalación y las pruebas del cable para comprobar su eficacia.
Las mejoras. La obra consiste en instalar un cable soterrado en el primer tercio de la pista 27, concretamente a 2.103 pies (641 metros) del umbral. Este cable quedará escondido cuando no sea necesario, pudiéndose elevar con un pulsador desde la Torre de Control. 
Esta medida será muy beneficiosa para los cazas que aterricen en la pista albacetense, especialmente cuando sufran algún problema de frenado, con lo que se ganará en seguridad, como explica el coronel Belmonte. «Lo que se va a conseguir con esta obra es disponer de un cable de frenado (usado por numerosos cazas para frenar en la pista cuando hay cualquier problema relativo a los frenos), que al estar soterrado disminuirá el deterioro que ocasiona dicho cable en los trenes de aterrizaje al ser sobrepasado, y además, estará a una distancia del comienzo de la pista que será beneficiosa para reducir las velocidades a las que el avión engancha en el mismo. Mejoramos la seguridad de vuelo, y facilitamos el pilotaje en la fase de aterrizaje en condiciones de emergencia».
MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA