scorecardresearch

Tendero pasó por la plaza de Las Ventas con gran disposición

Pedro Belmonte
-

El torero no tuvo opciones, con Robleño que rayó a gran altura y el confirmante Gerpe, entonado

Miguel Tendero con el segundo de su lote. - Foto: Pedro Belmonte.

Con apenas 5.000 espectadores, siendo generosos, en el tendido se celebró un desafío ganadero en la plaza de toros de Las Ventas, en la que se lidiaron hasta tres sobreros, ya que el primero fue devuelto, del Hoyo de la Gitana, así como los dos sobreros que Gerpe dejó para el final, siendo devueltos los dos sobreros reseñados de Couto de Fornilhos y Casa de los Toreros, debiendo salir un tercer sobrero de Montealto. 

No tuvo suerte Miguel Tendero en su lote, con dos toros que no tuvieron opciones ni siquiera para torear, por lo que las ilusiones se fueron desvaneciendo.

Miguel Tendero tuvo como primero un toro del Hoyo de la Gitana que manseó desde salida, derribando a Tomás Copete en el primer encuentro, siendo muy complicado en la lidia y banderillas, llegando a la muleta sin ninguna opción, parado, si nada dentro, incluso se llegó a echar en varios momentos de la lidia, para la desesperación del torero que tras tiempo luchando por volver a Madrid, tuvo delante a un animal que incluso fue protestado de salida. Cuando lo intentó no hubo lugar a que se desplazase por ningún pitón, teniendo que matarlo de tres pinchazos y una estocada, recibiendo algunas palmas por la voluntad que puso.

El que hizo quinto, un toro de Escolar, no le dio tampoco opciones ya desde el capote, entrando tres veces al caballo, con poco celo y dejándose dar en el peto, sin lucimiento. Tampoco fue fácil en banderillas, llegándole mucho Carlos Pacheco para clavar. En la muleta no tuvo clase, embistiendo por encima del palillo y sin clase, y aunque lo intentó por activa y por pasiva, Arriero no le dio ninguna opción, ante la decepción del torero, que, una vez más, no tuvo suerte en el sorteo. Digno, intentándolo hasta la desesperación, lo finiquitó de una casi entera desprendida, escuchando algunas palmas, recibiendo el toro una gran pitada en el arrastre.

Abrió plaza un toro del Hoyo de la Gitana, que al doblar un par de veces las manos, fue devuelto, corriendo turno y saliendo el programado en sexto lugar del hierro de José Escolar, que tuvo cierta franqueza en la muleta por el pitón izquierdo. En el caballo se arrancó de lejos en sus dos encuentros con el peto. Faena inteligente anticipándose al toro para sorprenderlo, que culminó con una estocada, dando la vuelta al ruedo tras petición. 

En el cerró plaza, fue devuelto el primer y segundo sobrero, el primero de Couto de Fornilhos y el segundo de Casa de los toreros, por lo que tuvo que lidiar un tercer sobrero descatalogado, que fue de Montealto, un toro que se entregó de salida con el capote, fue alegre en banderillas llegando a la muleta con buen son, costándole a Gerpe cogerle el aire, lográndolo al final del trasteo, con alguna serie templada y por abajo. Lo mató de una estocada caída y tras petición, dio otra vuelta al ruedo.

Interesante actuación. Interesante la actuación de Fernando Robleño, con un toro del Hoyo de la Gitana muy exigente, que pidió firmeza y anticipación, con un pitón derecho por el que tuvo opciones, pero sin confiarse, porque después del tercer muletazo se quedaba debajo del torero, poniéndolo en situaciones comprometidas. Un trasteo de mucho mérito, que pinchó antes de cobrar una buena estocada, dando la vuelta al ruedo. Gran tercio de banderillas que obligó a saludar a Jesús Romero y Fernando Sánchez.

El que hizo cuarto, un torazo de 605 kilos, fue un gran toro, sobre todo por el pitón izquierdo, por el que hizo el avión, con la transmisión de un albaserrada, teniendo delante a un torero que estuvo firme, torero y sometiendo la exigente embestida de Camionero, dando una imagen de torero capaz y con un sitio envidiable. Una pena que necesitó de dos pinchazos antes de cobrar una gran estocada, dando a vuelta al ruedo tras petición, con pitada al presidente. Antes Iván García y Fernando Sánchez, protagonizaron un gran tercio con las banderillas.