scorecardresearch

Un desafío ganadero que tuvo poca riña

P.B.
-

Los tres toros descastados de Juan Pedro y otros tres flojos de Victoriano del Río apenas plantaron problemas a las cuadrillas

Cayetano ayuda a su picador a no caer del caballo - Foto: J.M.E.

Cuando éramos pequeños, los grupos de amigos, nos desafiábamos al fútbol, pues era la única manera de poder jugar todos, cuando la posibilidad de conseguir una era para jugar era tarea difícil y escasa. Eran grupos de amigos distintos, que solo se conocían de vista, pero nos jugábamos la 'honrilla', para poder pregonar que éramos mejores, cuando ganábamos o callarnos cuando perdíamos. En mi caso puedo asegurar que mi juego influía más en las derrotas que en las victorias. Pues bien, cuando hace unos años, el empresario Simón Casas comenzó a organizar este modelo de festejo, era algo novedoso y se trataba de confrontar dos hierros de procedencias distintas, o de comportamientos distintos, modelo que esta temporada está siendo más utilizada por la dificultad de conseguir una corrida completa, mientras que tres toros siempre es más fácil reunir en cualquier finca. El desafío de ayer, en un principio tampoco tenía un interés especial, otra cosa es el de hoy, Samuel Flores y Domingo Hernández, dos encastes distintos al igual que sus comportamientos, donde los toreros deben esforzarse en lucir con dos tipos distintos de toros.

La de ayer, tres toros descastados de Juan Pedro Domecq y otros tres de Victoriano del Río, muy flojos, que en un principio podrían parecer del mismo hierro por hechuras, por lo que, de no verles la marca de fuego, sería difícil su identificación. Y con ese material, las cuadrillas apenas tuvieron faena, limitándose en algún caso a mantenerlos en pie y los picadores, a excepción de Pedro Genil en el sexto, que para que no lo tirara del caballo, le dio de lo lindo al toro, quedándose ahí la historia. El resto de picadores solo tuvieron que señalar el puyazo, alguno no le hicieron sangre ni para un 'analís', y además del mimo, salían de las plazas montadas como si les hubiese pasado un camión por encima. En cuanto a las lidias, solo alivio para que no doblaran las manos, todos correctos y en banderillas, el apuro de Joselito Rus y Javier Gómez Pascual con el sexto, que apretó fuerte hacia dentro, debiendo andar rápidos, dos buenos pares de Manuel Rodríguez Mambrú en el quinto y muy correctos el resto, incluyendo a El Fandi, que ayer también participo en este tercio en sus dos toros.

ARCHIVADO EN: Toros, Cuadrillas, Tauromaquia