La ciudad en plena desescalada

Redacción
-

La Fase 2 en la que entra Albacete permite una mayor movilidad y reuniones más numerosas

Interior de un establecimiento comercial de la capital albacetense. - Foto: Rubén Serrallé

La capital avanza desde hoy en su desescalada. Y con la provincia, el resto de Castilla-La Mancha, que pasa a Fase 2 en su totalidad. Primero lo hicieron Cuenca y Guadalajara, y ahora, Albacete, Toledo y Ciudad Real. Los cambios son importantes, sin duda. Pero las autoridades no se cansan de aconsejar que los ciudadanos se lo tomen con precaución, con prudencia. El virus sigue ahí fuera. Y el riesgo de contagio también. Pero, ¿qué podremos hacer los albacetenses desde hoy que no se nos permitía ayer? Básicamente, lo más destacado de esta etapa tres hacia la nueva normalidad pasa por la supresión de las franjas horarias o la ampliación del número de personas que pueden reunirse. 
La movilidad permitida a los albacetenses para realizar actividades no cambia, y en nuestro caso se circunscribe exclusivamente a la provincia. Más allá de los límites provinciales, nada de nada. Para eso quedan varias semanas, ya que no está previsto hasta después de la Fase 3.
Así las cosas, se suprimen las franjas horarias establecidas el pasado 25 de marzo, por lo que se amplían los horarios para pasear o hacer deporte. En este sentido, ambas cosas se podrán practicar a cualquier hora del día, pero sin invadir las franjas reservadas para mayores y personas vulnerables, o lo que es lo mismo, desde las 10 de la mañana hasta el mediodía, y por las tardes, desde las 19 hasta las 20 horas. Y por supuesto, en los municipios de menos de 10.000 habitantes no existen estos límites horarios.
En cuanto a las reuniones, pueden pasan de 10 a 15 personas, y da igual que sean en casas particulares, en establecimientos de hostelería o en espacios abiertos.
Las residencias de mayores siguen siendo espacios protegidos, por los que no se podrán cursar visitas. La Junta de Comunidades dio a conocer en el Diario Oficial que lo que sí se podrá hacer es encontrarse con los residentes de viviendas tuteladas y centros residenciales de personas con discapacidad, así como de viviendas y residencias comunitarias para personas con trastorno mental y adicciones. Pero, para ello, se han establecido una serie de normas, como que el centro en cuestión comunique previamente a la Delegación Provincial de Sanidad que cumple con los requisitos generales de que no haya habido ningún caso confirmado de Covid-19 en los últimos 14 días o que ningún residente se encuentre en periodo de cuarentena por sospecha o contacto estrecho con alguna persona con síntomas o diagnosticada. La visita se deberá concertar previamente con la vivienda tutelada o centro residencial, limitándose, eso sí, a una persona por residente, utilizando los equipos de protección pertinentes. El centro debe evitar las aglomeraciones, y en todo caso, se deben observar todas las medidas de higiene y prevención. 

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA