Agua: La Junta apoya al Gobierno frente a Murcia y Andalucía

J.A.J
-

El Gobierno regional se personará ante uno de los recursos contra los trasvases limitados a consumo humano presentado por estas dos autonomías con el fin de defender aquí la postura del Ministerio para la Transición Ecológica.

Agua: La Junta apoya al Gobierno frente a Murcia y Andalucía - Foto: David Esteban

La Junta respaldará al Gobierno de España en un nuevo giro de la sempiterna polémica de los trasvases. En concreto, el Ejecutivo regional se personará ante uno de los recursos contra los trasvases limitados a consumo humano presentado por estas dos autonomías, con el fin de defender aquí la postura que adoptó el Ministerio para la Transición Ecológica en contra de enviar volúmenes suplementarios de líquido para los regadíos situados cerca del Mediterráneo.
Así lo señaló este miércoles, en su habitual comparecencia tras la celebración del Consejo de Gobierno, la portavoz de la Junta, Blanca Fernández.
La Orden ministerial del pasado mes de diciembre que ahora quieren impugnar las dos autonomías mediterráneas limitó entonces el volumen trasvasado a 7,5 hectómetros cúbicos, frente a los 19,6 que propuso la Comisión Central de Explotación del Acueducto Tajo-Segura. El Ministerio actuó así en aplicación del principio de precaución, y tras estudiar los informes técnicos sobre esta transferencia de agua.
La portavoz recordó que aquella  fue la segunda vez que el Ministerio desoyó la propuesta de la Comisión, que iba al máximo legalmente trasvasable, y la limitó al aseguramiento de agua de boca en Levante. En este sentido, Fernández aseguró que «es importante que esa decisión se mantenga para poner coto al llamado método lineal 1/3, que pretende trasvasar sistemáticamente una media de 20 hectómetros cúbicos al mes, incluso cuando los embalses están prácticamente al borde de la reserva de los 400 hectómetros cúbicos. Fernández aseguró que de esta reserva ahora garantizada habría que descontar 118 hectómetros cúbicos. Estos correspondería a lo que llamó «embalse muerto», los lodos y demás sedimentos acumulados con el tiempo en el fondo de los pantanos de la cabecera del Tajo que no pueden ser considerados como líquido disponible.


La reserva, a 800 hectómetros cúbicos.

La portavoz también recordó que el Tribunal Supremo sentenció en marzo de 2019 que es necesario implementar un régimen de caudales ecológicos en el río Tajo, hasta la fecha inexistente, algo que conlleva aparejado el aumento de agua almacenada en los embalses de la cabecera del Tajo. El Ejecutivo regional ha cifrado al menos en 800 hectómetros cúbicos la reserva que de verdad sería necesaria para garantizar los usos de la cuenca del Tajo, incluidos sus caudales ecológicos.
Fernández también celebró que la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, afirmara esta semana respecto al cauce del Tajo que se recuperará «un río limpio y con caudal adecuado», lamentando décadas acumuladas con demasiadas presiones sobre el río . Ribera aseguró que su Ministerio y la Confederación Hidrográfica del Tajo trabajan «para cambiar el rumbo con las comunidades autónomas y los ayuntamientos concernidos».