scorecardresearch

Batalla contra las bandas

SPC- Agencias
-

Interior toma partido para frenar un problema que se ha cobrado ya cuatro vidas este año y estrecha el cerco sobre los grupos violentos

Batalla contra las bandas

En España hay contabilizadas unas 600 bandas juveniles en activo, aunque los expertos alertan que seguramente existen muchas más, pues se estima que solo Madrid alberga 400 pandilleros. Unos grupos extremadamente violentos, responsables de multitud de robos y agresiones en las grandes ciudades, que en lo que va de año se han cobrado ya cuatro vidas.

Con este escenario en mente, el Ministerio del Interior acaba de actualizar los planes y programas para cercar a estos colectivos, dictando dos instrucciones desde la Secretaría de Estado de Seguridad en las que establece, en primer lugar, una nueva clasificación de este tipo de organizaciones, y refuerza la vigilancia sobre la tenencia de armas blancas. Asimismo, el departamento que encabeza Fernando Grande-Marlaska dio indicaciones para que las Fuerzas de Seguridad puedan detectar con más eficacia convocatorias de acciones violentas en las redes sociales.

Estas iniciativas complementan otras medidas, como la presentada a finales de 2021 por la Delegación del Gobierno en Madrid, que lanzó la operación Hispano con «un rediseño del operativo policial» de la región, donde se dieron cifras de unos 400 pandilleros activos. A fecha del pasado día 11, la actuación policial había dejado 45.406 identificados, 438 detenidos, 298 armas incautadas y 1.913 actas de droga levantadas.

Interior señaló en un comunicado que estas cifras muestran una «tendencia decreciente de la actividad criminal protagonizada por jóvenes y menores de edad vinculada a grupos de ideología radical», aunque especificó que se habían generado «nuevas dinámicas que influyen en su comportamiento violento, como pudiera ser el odio y la discriminación hacia otros grupos minoritarios o vulnerables».

Los datos hasta el primer semestre de 2021 indicaban que el número de bandas juveniles se mantenía en torno a las 600 desde 2019, con una leve tendencia al alza. En concreto, con los registros actualizados hasta mediados del año pasado, se había pasado de 595 grupos monitorizados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en 2019, a un total de 627 en 2021.

En paralelo al refuerzo de los últimos meses, desde la Policía Nacional se señala que no hay balances objetivos que indiquen un aumento de la actividad de estas organizaciones, «sino todo lo contrario», al tiempo que reseñan que la eficacia de resolución de hechos delictivos roza el 100 por 100.

La preocupación social, no obstante, está al alza en las últimas fechas por las informaciones sobre reyertas y asesinatos, en muchos casos usando armas blancas como machetes. Solo en Madrid se han registrado cuatro muertes relacionadas con ajustes de cuentas entre bandas rivales desde que el 1 de enero falleciera un chico de 19 años tras recibir cinco puñaladas en un enfrentamiento entre Dominican Don't Play y la banda rival de los Trinitarios, en la calle Sáhara.

El 5 de febrero hubo un asesinato en Atocha de un crío de 15 años y otro en Usera de un joven de 25 años; el último caso, el 27 de abril, es el de un chaval de 18 años que murió apuñalado por una decena de jóvenes en una calle del madrileño distrito de Villaverde. Así, frente a esta problemática, Interior activó la actualización del Plan de Actuación y Coordinación Policial contra Grupos Violentos de Carácter Juvenil y también al Protocolo de actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado respecto al control de las armas blancas y otros instrumentos peligrosos para la seguridad ciudadana.

Armas blancas

El objetivo de estas medidas es «unificar criterios para controlar la utilización de este tipo de armas en las vías, espacios o establecimientos públicos en todo el territorio nacional».

Las actuaciones y aprehensión de estos objetos deben quedar perfectamente documentadas, tanto si se trata de la comisión de un delito como de una infracción de carácter administrativo. El protocolo determina también la información que debe registrarse en ambos casos. 

Los agentes recogerán la actuación de la persona responsable, los daños o perjuicios causados a la seguridad ciudadana, el entorno en el que se desarrollan los hechos, así como las características del arma e imágenes relacionadas.

En cuanto a la tipología de las bandas, los datos hasta mediados de 2021 señalan que, solo entre los catalogados policialmente como grupos de referencia, existen nueve de extrema derecha, cinco de extrema izquierda, siete latinos y uno relacionado con otra tipología como la violencia en el deporte. Entre los independientes, aparecen 46 de extrema derecha y otros 43 de extrema izquierda, así como 15 latinos.

Además, entre los clasificados como subordinados destaca la cifra de 334 clanes relacionados con la extrema izquierda, frente a los 27 de extrema derecha, así como 65 bandas latinas y 75 relacionados con la violencia en el deporte. 

El plan de actuación contra grupos organizados y violentos de carácter juvenil ahora actualizado está en vigor desde 2014.