scorecardresearch

La vida alrededor de un castillo

Ana Martínez
-

Con el declive del calzado como consecuencia de la competencia asiática, Almansa mira hacia el turismo, gracias a su historia y a su entorno natural

Castillo de Almansa. - Foto: Arturo Pérez

Almansa no se entiende sin su Castillo ni el Castillo sin Almansa. Se trata de uno de los más espectaculares y mejor conservados de cuantas fortalezas medievales se encuentran en España, que a día de hoy preserva muros originales en tapial de una primera etapa constructiva datada en el siglo XVI, si bien la mayor parte de sus muros son de mampostería y fueron levantados por orden de don Juan Pacheco, segundo Marqués de Villena, entre 1445 y 1454.

Tal es la importancia que Almansa le da a su Castillo, que fue rehabilitado para ser musealizado y cuenta, además, con un centro propio de interpretación. «Para los almanseños, el Castillo es nuestra seña de identidad», dice sin dudar Mario Sánchez Sánchez, zapatero y agricultor, considerado uno de los mejores gachamigueros de la población.

«Almansa es un sitio ideal para vivir; Almansa es igual a vida», resume Mario, mientras que para Gloria López González, almanseña de nacimiento y una gran festera, Almansa es «una gran ciudad con todos los servicios necesarios, una buena restauración, un buen ocio, una excelente convivencia y un carácter muy abierto y hospitalario».

Enclavada en el sudeste de la provincia sobre una altiplanicie de 700 metros de altitud, Almansa forma un pasillo entre la Meseta y el Levante, denominado Corredor de Almansa, uno de los 17 pasos naturales de la península. El casco urbano está compuesto por cuatro barrios: San Isidro, San Roque, San Francisco y San Juan.

Alrededor del Castillo se localiza el casco antiguo, el barrio de San Juan, donde se pasea por la calle del Castillo, el callejón del Mero o el callejón de la Luna…, los orígenes de la ciudad hacia donde se dirigen las miradas de los nuevos pobladores: «Ahora se ha puesto de moda y la gente está comprando las viejas casas para rehabilitarlas y vivir aquí», explica Gloria López.

 

(Más información en edición impresa y en la APP de La Tribuna de Albacete (https://latribunadealbacete.promecal.es)).