scorecardresearch

Sanidad confirmó que el agua del grifo ya es apta

Emilio Fernández
-

El Ayuntamiento de Higueruela consiguió reducir el nivel de nitratos en el abastecimiento tras instalar una planta desnitrificadora que costó 64.000 euros junto a los depósitos principales del pueblo

La nueva planta de desnitrificación funciona desde octubre. - Foto: Ayuntamiento de Higueruela.

El Ayuntamiento de Higueruela dio esta semana una noticia que deseaba dar desde hace tiempo: la confirmación de la Delegación Provincial de Sanidad de que el agua  del abastecimiento es «apta» para el consumo humano.

En la resolución de Sanidad, hecha pública por el propio Consistorio higuerolano, se indica que una vez comprobadas las actuaciones realizadas por el Ayuntamiento para subsanar el «exceso de nitratos» detectados por los técnicos de la delegación provincial, y tras la emisión del «informe favorable» del Inspector de Salud Pública «se emite dictamen favorable a la aptitud  para el consumo humano de abastecimiento de Higueruela».

Cabe recordar que, desde el pasado mes de octubre, este municipio cuenta con una nueva planta desnitrificadora instalada junto al depósito de agua, con la que se quiere poner fin a los problemas que, de forma periódica, provoca el exceso de nitratos en el agua potable desde hace 10 años.

A lo largo de la última década, el agua superó en varias ocasiones el nivel máximo que marca la ley para la presencia de nitratos en el agua, que es de 50 miligramos por litro, lo que obligaba a recomendar  que no la consumiesen los grupos considerados «de riesgo» como son las mujeres embarazadas, los niños o los ancianos.

En mayo del año pasado, el Consistorio local adjudicó a Acmagua Soluciones SL, el contrato para instalar «una planta desnitrificadora», para conseguir que el agua de suministro se atuviese a lo establecido en el RD 140/2003, de 7 de febrero, por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano». 

El coste de la planta rondó los 64.000 euros, de los que 40.000 procedían del fondo europeo Feader, mediante una ayuda tramitada y aprobada a través del Grupo de Acción Local. Los equipos de desnitrificación se instalaron entre los pozos  de los que se extrae el agua y los depósitos que abastecen a los 1.350 vecinos del pueblo.

Los equipos entraron en pruebas en octubre y, para el mes de diciembre, ya habían conseguido reducir el nivel de nitratos en el agua a 45 miligramos por litro, ligeramente por debajo del máximo que establece la ley. 

Ahora, tras la inspección hecha por Sanidad, el agua del grifo ya se puede beber.

ARCHIVADO EN: Sanidad, Higueruela, GAL