scorecardresearch

El envejecimiento poblacional crece ocho puntos en 40 años

Ana Martínez
-

Los nacimientos caen más del 54% en las últimas cuatro décadas en la provincia, período en el que el colectivo juvenil pierde un siete por ciento de representación censal

Una mujer mayor da la mano a una más joven. - Foto: Freepik

Hay más personas mayores y menos niños y jóvenes. Hoy por hoy, la generación del baby boom, aquellos nacidos entre los años 1957 y 1977 son mayoría en la provincia albacetense.

El envejecimiento de la sociedad albacetense es una realidad testada por los informes que sobre fenómenos demográficos publica temporalmente el Instituto Nacional de Estadística. El último, relativo a nacimientos, defunciones y matrimonios, está íntimamente relacionado con el porcentaje de personas mayores de 65 años en relación a la población total que reside y está empadronada en un territorio.

De esta forma se ha podido saber que, en apenas 40 años, el envejecimiento de la provincia de Albacete ha crecido casi ocho puntos, de manera que si en la actualidad, año 2022, los residentes que tienen 65 años o más suponen casi el 20% del padrón continuo, este mismo segmento de ciudadanos apenas superaba el 12% a principios de la década de los 80.

Por aquellos años del siglo XX, en plena explosión de la democracia, Albacete y su provincia contaba con 339.374 habitantes empadronados, 46.000 menos que a 1 de enero de 2022. De ellos, 41.654 vecinos superan los 65 años de edad, mientras que los que jóvenes, entendiendo como tales a los pobladores de entre 15 y 34 años de edad, casi alcanzaban los 100.000. Cuatro décadas más tarde, la provincia de Albacete contaba, a 1 de enero de este año y con datos provisionales del INE, con 385.456 habitantes y 75.860 vecinos censados que tenían 65 años o más, es decir, el 19,5% del total de su población.

El envejecimiento es un fenómeno que también se pone de manifiesto en la pérdida de juventud. No en vano, en estos últimos 40 años, esta provincia ha perdido a casi 13.000 residentes de entre 15 y 34 años, de manera que este sector poblacional apenas tiene peso específico en el padrón provincial, pasando del 28,7% que representaba en 1982, casi un tercio de la población, al 22% de presencia que tiene en estos momentos.

Conforme pasan los años, los que se han ido convirtiendo en mayoría, a falta de nacimientos y ante otro fenómeno indiscutible, como es la mejora de la esperanza de vida, gracias fundamentalmente a la investigación y la ciencia médica, ha sido la generación del baby boom, los nacidos en la década de los 60 y 70, los futuros pensionistas con el permiso del ministro José Luis Escrivá, que en 2022 suponen uno de cada cuatro habitantes y han pasado de representar un 18% en 1981 a un 24% a principios de este ejercicio. Su presencia en el censo de ayuntamientos ha pasado de los 60.700 vecinos de entre 45 y 59 años de edad a los 92.000, es decir, un incremento del 66%.

(MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA Y EN LA APP DE LA TRIBUNA DE ALBACETE)