scorecardresearch

Investigan a tres personas por cazar de forma furtiva

Redacción
-

Los tres individuos, que no contaban ni con licencia de caza ni con permiso del titular del coto, eran reincidentes en hechos similares

Un galgo, junto a un vehículo de la Guardia Civil.

Componentes de la Patrulla de Comandancia del Servicio de Protección de la Naturaleza (Pacprona), pertenecientes a la Benemérita albaceteña, en el marco de la operación "Galgo Español", han investigado a tres personas, como presuntas autoras de un delito relativo a la protección de la flora, la fauna y los animales domésticos, concretamente por cazar de modo furtivo especies cinegéticas.

Dos de los investigados, de 23 y 34 años de edad, son vecinos de las localidades toledanas de Añover del Tajo y Villacañas y el tercero, de 39 años, vecino de Madrid.

Los hechos sucedieron cuando, efectivos de la Pacprona de la Benemérita sorprendieron a tres personas a bordo de un vehículo todoterreno, sin placas de matrícula, que batían una parcela de olivos dentro del coto de caza perteneciente a la sociedad de cazadores de la Gineta, auxiliadas por tres perros de raza galgo.

Tras percatarse de la presencia uniformada, el conductor del vehículo emprendió la huida del lugar, dejando abandonado uno de los perros utilizados para cazar, que fue recuperado por el Seprona, además de una liebre capturada durante los lances.

Con los escasos datos disponibles sobre la autoría de los hechos y tras numerosas gestiones, finalmente se consiguió identificar a los tres autores, comprobando que los mismos nunca habían obtenido licencia de Caza de Castilla La Mancha, careciendo igualmente del permiso del titular del espacio cinegético donde fueron sorprendidos, contando todos ellos con numerosas infracciones administrativas por hechos similares.

Por su orografía, gran parte de la provincia de Albacete dispone de terrenos óptimos y tradicionalmente ideales para la modalidad de caza con galgos, especialmente los cotos próximos a la capital, lo que hace que a los mismos acudan aficionados a la caza con galgos que practican esta modalidad de caza de forma legal y responsable, pero también atrae a otros que realizan esta actividad de forma furtiva, ocasionando daños en los terrenos agrícolas donde la practican y, en ocasiones, llegando a amenazar a titulares de los cotos, propietarios y servicios de guardería rural.

Para evitar este tipo de caza furtiva, la Guardia Civil de Albacete, en el marco de la Orden de Servicios 3/2008, aprobada por la Jefatura de la Zona de la Guardia Civil de Castilla-La Mancha, viene estableciendo distintos servicios, con la inestimable colaboración de los Guardas Rurales de la comarca.

Por los hechos descritos, efectivos de la Pacprona instruyeron las pertinentes diligencias que fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción Nº DOS de Albacete, en funciones de guardia.