scorecardresearch

El Albacete regresa a Segunda contra viento y marea

Juan Carrizo
-

1
Deportivo de la Coruña
2
Albacete Balompié
Finalizado
Un gol de Alberto en la segunda parte empató un partido dominado por el Deportivo en su primera mitad y, cuando todo parecía perdido, la cabeza de Jordi Sánchez puso al Albacete en el fútbol profesional ante el delirio de los aficionados manchegos

La plantilla del Albacete celebra el ascenso en Riazor. - Foto: Josema Moreno (masquealba.com)

El Albacete pudo conseguir el ascenso en Riazor. Con todo en contra, el equipo manchego fue su peor enemigo en la primera parte, pero en la segunda le dio la vuelta y gracias a un gol de Alberto logró empatar. En la prórroga, el Deportivo trataba de manejar el resultado, pues la igualada le daba el ascenso. En el minuto 113, un centro de Sergi García fue rematado al fondo de las mallas por Jordi Sánchez y el delirio se apoderó de Albacete.

El equipo de Rubén de la Barrera, con Kike Márquez por Llinares como novedad respecto al equipo que jugó frente al Majadahonda, salió bien y aguantó el pesado ambiente de Riazor, pero las dificultades para defender por la banda derecha, donde Soriano fue una pesadilla para Emmanuel, desnivelaron la balanza para un Deportivo que dominó claramente a partir del cuarto de hora.

El Alba intentaba salir con el balón controlado, como suele hacer y, como también le suele pasar, los errores generaron las primeras acciones de peligro para el Deportivo. Como no podía ser de otra manera, uno de esos balones perdidos en el centro del campo acabó con el gol de Soriano en el minuto 26. Media final estaba en manos del equipo gallego, al que le valía el empate.

Decir que en el minuto 40 se produjo el primer disparo a puerta del Albacete habla mucho de la pobre primera parte realizada.

En la segunda, como no podía ser de otra manera, el Albacete dio un paso al frente y, durante varios minutos, tuvo al Deportivo embotellado en su área, pero con pocas ocasiones. Las mejores tuvieron siempre al mismo protagonista, Rubén Martínez, primero con un cabezazo que atajó bien Mackay y después con un disparo con la zurda que salió lamiendo el palo. El Deportivo, a la contra, intentó sentenciar y Boyomo tuvo que sacar un balón casi bajo palos. Riki dejaba el partido lesionado y entraba Albacete, pero los minutos pasaban en contra de los manchegos.

El Alba lo buscaba y lo logró a menos de 10 minutos del final. Una falta lejana, en la que se lesionaba Emmanuel y era sustituido por Llinares, era puesta al punto de penalti por Manu Fuster y Alberto cabeceaba a la red ante el delirio de todos sus compañeros y los sufridos aficionados albacetenses en las gradas. El Alba lo merecía en esta segunda parte, infinitamente mejor que en la primera. El partido acabó con ese 1-1 y había que disputar una prórroga, sabiendo que el resultado favorecía al Deportivo y al Alba no le quedaba otra que meter un segundo gol para lograr el ascenso.

El Deportivo lo había pasado muy mal en la segunda parte y decidió defender en la prórroga el 1-1 de la mejor forma, teniendo la pelota en su poder y lo más cerca del área del Alba. Así incluso generó ocasiones para hacer el segundo, mientras al Alba le empezaban a fallar las fuerzas para llegar hasta la portería rival. En la segunda parte de la prórroga, Riazor esperaba el final para consumar su ascenso, pero apareció la cabeza de Jordi Sánchez en el 113 para llevar el delirio a toda una ciudad. Contra viento y marea, el Albacete ganó al Deportivo en Riazor y logró cumplir el objetivo, regresar a la Segunda División, al fútbol profesional.