Sergio Arenas: «El fútbol japonés es frenético»

Juan Carrizo
-

El guardameta albacetense Sergio Arenas emprendió el pasado verano una aventura al firmar por el Suzuka Unlimited que entrena Mila Martínez y seguirá allí en la temporada que está a punto de comenzar

El portero Sergio Arenas, junto a sus compañeros del Suzuka Unlimited. - Foto: Suzuka Unlimited

El pasado verano el guardameta Sergio Arenas (Albacete, 1989) emprendió una aventura al cruzar medio mundo para incorporarse al Suzuka  Unlimited, equipo que juega en la cuarta división japonesa  y que entrena la conquense criada futbolísticamente en Albacete Milagros Martínez.
Formado en la cantera del Albacete, donde llegó a debutar en Segunda División, pasó por diferentes clubes en Segunda B y Tercera, para emprender una experiencia que, de momento, está resultado muy positiva. Tanto es así que seguirá esta temporada en el Suzuka Unlimited, que ha comenzado hace poco la pretemporada.
¿Qué tal fue ese primer año y como se gesta la renovación?
Los primeros cinco meses fueron muy positivos. Es una cultura totalmente distinta y tanto en lo personal como en lo profesional hay que adaptarse a muchas cosas, pero me ha servido para aprender mucho sobre mis compañeros y el fútbol japonés. Cuando firme en julio de 2019 ya se habló de año y medio. Faltaba concretar algunos detalles del contrato en diciembre, cuando acabase la temporada. Todo se arregló, porque ambas partes estábamos contentas y aquí seguiré esta nueva temporada con mucha ilusión.
¿Qué diferencias ha encontrado entre el fútbol español y el fútbol japonés?
No es que sea un fútbol extremadamente distinto. Sí que hay diferencias en el aspecto táctico, que es donde más se nota. Pero en el aspecto técnico y físico, el fútbol japonés me ha sorprendido gratamente. Su único problema es que no se suele temporizar, es demasiado directo, y no quiero decir que se esté pegando todo el rato para arriba, sino que en cuanto se tiene la pelota se busca rápido la verticalidad. No hay un jugador como existe en España, esa figura del mediocentro que canaliza el juego, que decide cuando hay que darle velocidad al juego y cuando hay que frenarlo. Eso nos llega a que los partidos son frenéticos, ataques continuos de un sitio para otro, muchos contragolpes y es complicado para el que viene nuevo desde el fútbol español.

 

(Más información en la edición impresa)