Los acusados de violación dicen que hubo sexo consentido

J.G.
-

Los procesados aseguran que la joven tuvo relaciones con uno de ellos el primer día y con el otro la siguiente jornada y que la tercera se enfadó y se marchó sin regresar a la vivienda

Imagen de los dos acusados durante el juicio. - Foto: J.G.

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial ha sentado esta mañana en el banquillo a dos individuos para los que el fiscal solicita 14 años por violar y coaccionar a una joven, en una vista en la que ambos han reconocido haber mantenido relaciones sexuales con ella, pero han afirmado que fueron consentidas.
El primer acusado en declarar fue M.G.O., de 58 años de edad, que ha comentado que conocía a la denunciante, C., porque había trabajado para él en su establecimiento, pero que tenían una relación de amistad, por lo que la invitó a ir unos días a la casa del pueblo que un amigo tenía en una aldea de Casas de Lázaro. Antes de eso le había dicho en un mensaje que se fuera a cenar con él porque su amigo iba con su pareja, para que no estuviera él solo. El 6 de octubre de 2015, el procesado la recogió cerca de su casa, comieron los tres juntos en una pizzería de la ciudad y luego se trasladaron al pueblo. Según el acusado, la joven llevaba una bolsa con ropa, aunque se dejó el móvil y el bolso en la casa de él, en Albacete.
Por la noche cenaron, bebieron unas cervezas y jugaron a las cartas.
El procesado ha comentado que entre los tres decidieron dormir juntos en una cama de matrimonio que había en la planta de arriba, que ella se acostó en medio y ellos a los lados y que ella comenzó a tocar las partes íntimas de su amigo, por lo que abandonó la habitación. 
A la mañana siguiente ella le comentó que habían tenido relaciones. Ya por la noche ella dijo sentirse mal y se fue a dormir. Sin embargo, ya de madrugada, ella se presentó en la habitación en la que estaba durmiendo el procesado con su amigo y le dijo que se fuera con ella. Ambos se fueron a la cama y mantuvieron relaciones sexuales. 
El tercer día, que era jueves por la noche volvieron a jugar a las cartas y el que perdía tenía que quitarse prendas, en un momento dado, ella se enfadó y se fue a la calle, ellos la esperaron, pero como no venía se acostaron y ya cuando se despertaron por la mañana se enteraron de que había dormido en casa de un vecino y que el padre del otro acusado se la había llevado a Albacete.
En cuanto al por qué se había enfadado, el procesado ha dicho que porque le había pasado una nota en la que ponía que estaba mirando a su amigo. Las notas han sido leídas en la sala, una de ellas decía: «Te estas enfadando pero lo vas a hacer, en la cara se nota que lo sientes». En la otra nota ponía: «No bebes porque no te fías, pero esta noche te vas a acostar con A.».
Por su parte, el otro procesado, A.T.Q., ha dicho una versión similar a la de su amigo, aunque ha afirmado que él en ningún momento iba a ir al pueblo con una novia o una amiga y que fue el acusado quien le dijo a la denunciante que se fuera al pueblo, cuando estaban comiendo en la pizzería. También ha negado que le hubiera ofrecido trabajo a la joven. 
En cuanto a la noche de los hechos, ha asegurado que dejó la puerta de la casa cerrada con llave, a diferencia del otro procesado, que dijo que habían dejado la puerta abierta. 
El juicio seguirá mañana con nuevas declaraciones.