scorecardresearch

Perros y gatos del arcoiris

Charo Barrios
-

Laura Vidal firma 'Cuando ya no estás', una guía ideal para poder superar el dolor por la pérdida de nuestros amigos más 'peludos'

La veterinaria alicantina posa con uno de sus 'peluches'

Para muchas personas, el perro o el gato con el que han compartido muchos años son seres queridos -mucho más que allegados- y perderlos nunca es fácil. ¿Cómo se puede pasar página cuando se va alguien que ha estado tan presente en nuestra vida? ¿Cómo se puede superar el no volver a ver a un amigo o familiar al que queremos?

«Es que ese ser querido peludo, con patas, garras y hocico, y siempre dispuesto a dar y recibir cariño, ha estado ahí todos los días, dándonos calor cuando hacía frío y consuelo cuando estábamos tristes. Y el vacío que deja cuando ya no está puede llegar a ser muy doloroso», señala Laura Vidal, especialista en gestión del duelo animal (www.huellaemocional.es), que acaba de publicar Cuando ya no estás (Ediciones B). Una guía para soportar un dolor muy especial.

Vidal (Alicante, 1984) estudió asistencia técnica veterinaria y trabajó como auxiliar en esa especialidad durante muchos años. Tras perder a los animales con los que compartía su vida, sufrió un duro proceso de duelo que cambió su manera de ver la vida y la muerte, lo cual la llevó a reencauzar su camino vital.

Así, plasmó su historia en su primer libro, Espérame en el arcoíris, y, a partir del éxito de esa publicación, ha aprovechado su experiencia personal para ayudar a otros a superar el duelo por la pérdida de sus animales de compañía, un proceso que explica detalladamente en su segunda obra, Cuando ya no estás.

Actualmente, además de escribir, efectúa acompañamientos personales e imparte talleres, charlas y entrevistas para sanar el dolor de perder a «los seres queridos peludos» de la casa.

«Con pocos seres podemos tener una cercanía mayor que con los animales que viven con nosotros, a los que vemos cada día, durante muchísimas horas y muchísimos años. Son nuestra familia más cercana. Un perro o un gato se quedan dentro de casa cuando cierras la puerta por la noche», señala la levantina, que añade: «Su ausencia se hará presente en nuestra casa a diario y se extenderá por todo nuestro hogar. De ahí que su pérdida sea dura y el consiguiente duelo sea un proceso difícil».

Laura y sus libros proporcionan la ayuda, palabras, apoyo y empatía que necesitan, pero que no hallan en los psicólogos o en su entorno familiar y social, quienes pasan por esta experiencia. «Ese camino puede ser duro, pero no hay por qué recorrerlo solo».

¿Y en qué consiste el duelo? «Es el proceso de convertir el dolor del vacío que deja nuestro animal en el amor por ese ser que ya no está. Consiste en reubicarlo: aunque no esté a nuestro lado físicamente, ha pasado de vivir con nosotros a hacerlo en nuestro corazón».

Dura asimilación

Al igual que sucede con los humanos, superar la muerte de un animal de compañía puede ser un proceso muy largo: «No significa olvidar, o sentir que esa pérdida nunca ocurrió, ni volver a ser los mismos que éramos antes de sufrirla. Superar significa asimilar, aceptar, aprender a vivir de nuevo después de perder algo muy importante en nuestra vida».

«Recordaremos a nuestro amigo, no con lágrimas en los ojos, sino con una sonrisa en el corazón. Podemos volver a ver sus fotos sin sentirnos tristes, recordarlo por los buenos momentos vividos mientras que los difíciles últimos días a su lado se van difuminando», comenta la veterinaria, que no pone duración a ese dolor. «Hay tantos duelos diferentes como personas que lo sufren. En general la media se sitúa entre seis meses y dos años. Si nos encontramos estancados y no avanzamos, deberíamos plantearnos buscar ayuda de un profesional», concluye. 

ARCHIVADO EN: Libros