scorecardresearch

Ortega Cano: «Tengo grandes recuerdos de la plaza de Albacete»

Pedro Belmonte
-

El maestro visitó la ciudad, acompañado por el novillero Álvaro Burdiel, para charlar de toros, de su trayectoria taurina, así como del momento que vive hoy la Fiesta Nacional

José Ortega Cano y Álvaro Burdiel con 'Los Sabios del Toreo'. - Foto: Pedro Belmonte.

José Ortega Cano, figura del toreo en las décadas de los 80 y 90, visitó hace unos días nuestra ciudad acompañado del novillero Álvaro Burdiel a quien apodera, para charlar de toros, de su vida taurina y del futuro de la fiesta con la tertulia taurina Los Sabios del Toreo. 

«Ha sido un día estupendo en todos los sentidos, y he conocido a nueve buenos aficionados con los que lo he pasado muy bien y se pasaron las horas en un gran ambiente. He disfrutado mucho hablando del mundo del toro y de los toreros de Albacete y de su historia».

Han sido 15 tardes las que Ortega Cano ha hecho el paseíllo en la plaza de Albacete, la primera durante la feria de 1979. «Tengo grandes recuerdos de la plaza de Albacete, ya que es una plaza especial. Yo soy de cerca, de Cartagena y por ello me he sentido muy cercano con los aficionados, pero Albacete ha tenido también a grandes figuras a lo largo se su historia y además es una plaza muy importante, donde sale el toro por derecho, podríamos decir, ya que es un toro de plaza de primera. Siempre he disfrutado en la plaza de Albacete y a pesar de haber toreado en todas las plazas del mundo taurino, de España, Francia y América, hay siempre plazas que son especiales y la de Albacete es una de ellas, como lo es Sevilla, muy especial para mí, Madrid, el Puerto de Santa María, donde he toreado muchas tardes, en fin, un puñado de plazas especiales entre las que se encuentra Albacete. Luego, para hacerla más especial está el recuerdo de mi amigo Dámaso González al que tengo siempre en mente por amigo, por torero grandioso y por persona, que era especial, por lo que le tengo en muy buen recuerdo y siempre he sido un gran admirador de su toreo y amigo de la familia».

Figura del toreo que pagó con sangre el lugar que ocupó. «El toreo es así y a veces tenemos que pisar sitios muy limitados y si uno quiere llegar a ser un torero importante y que los aficionados hablen de uno, tiene que ser así. Me siento un torero de toreros y repito que admiro mucho a los toreros que tiene Albacete».

Hablamos de su época y de la actual. «Cada época tiene sus particularidades, pero los toreros buenos, los ha habido, los hay y los habrá. Ya tengo mis años y empecé muy joven y he conocido a toreros de todas las épocas, desde Marcial Lalanda, al que conocí personalmente, hasta el día de hoy, por lo que creo que no hay épocas para el toreo si sale el toro que tiene que salir, bravo y el torero también bravo y con gran dimensión, por lo que si es así, el toreo seguirá existiendo mientras salga el toro bravo y el torero capaz, para que la gente lo pase bien, disfrute y que el toro se mueva. Yo he sido ganadero y los que han movido sus toros, algo fundamental, y primero que esté bien alimentado y el espacio suficiente para que el toro tenga buen fondo físico y embista todas las veces que debe embestir para que los toreros triunfen».

Sigue siendo difícil ser torero. «Ser torero sigue siendo igual de difícil antes y ahora. El toreo no es fácil, porque hay que darse cuenta que los chavales empiezan muy jóvenes y desde el principio tenemos que pisar sitios muy complicados jugándote la vida y eso era antes y ahora, por lo que antes te decía que el toro tiene que ser bravo y los toreros tenemos también que ser bravos a la fuerza».

Como apoderado lleva a Álvaro Burdiel, que el sábado cortó una oreja en Francia. «Cortó una oreja que debían haber sido dos, ya que estuvo muy bien con los dos novillos y los mató muy bien a los dos. La plaza estaba llena y estuvo muy volcada con el torero porque allí les gusta el toreo bueno y profundo. Soy exigente con los toreros a los que apodero y el otro día en Francia, el torero andaba irregular con la espada, y tuve que apretarle para que no volviese a ocurrir, y los mató bien a los dos. Le dije que para funcionar hay que matar igual de bien que torear, por lo que ya que torea tan bien, hay que matar bien».

Desde marzo es vocal del Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid. «Estamos colaborando y la plaza de toros de Madrid tiene por hacer muchas cosas. Creo que puedo aportar, sobre todo a la gente joven, que el toreo es un arte y que el toro ha nacido para ser lidiado, por lo que hay que respetarle y hacérselo ver a los jóvenes. Me gustaría que el toreo se implicara en la música y la música en el toreo, ojalá y lo podamos llevar a cabo».

Álvaro Burdiel.

El novillero Álvaro Burdiel está siendo apoderado por Ortega Cano, un novillero con proyección, al que le gusta el toreo con profundidad y clase. Habla de su reciente tarde en Francia. «Corté una oreja, pero lo importante es las sensaciones fueron muy buenas, aunque le faltó un poco de fondo al ganado para que las cosas fueran más rematadas, pero creo que la imagen fue muy buena»..

Hay que hablar de Ortega Cano como apoderado. «El maestro es un privilegio como apoderado y me encuentro muy feliz con él, pudiendo compartir momentos con un figurón del toreo como ha sido, por lo que no podría estar más contento ya que está con mucho interés e ilusión y cree en mí».

Como empezó todo. «A raíz de mi preparación para Valdemorillo, maté algunos toros en el campo y avisaron al maestro para que me viera. Estuvo allí y se ilusionó, me acompañó a Valdemorillo y a partir de ahí arrancamos».

¿Influye el concepto del maestro en su toreo? «Creo que tenemos un concepto muy similar del toreo, aunque luego cada uno lo interpreta a su manera y le pone su expresión y por ello nos entendemos bastante bien». «Tengo una temporada bonita, con numerosas fechas, aunque el mes de julio no es el mejor para las novilladas, pero ya en agosto tengo  fechas y en septiembre».