scorecardresearch

'Héroes anónimos', mejor programa de las teles autonómicas

J. Monroy / Toledo
-

El espacio de CMM, dirigido por el periodista toledano Julián Cano, atesora ya una treintena de premios pero, sobre todo, el amor y reconocimiento de la sociedad a la que da voz

‘Héroes anónimos’, mejor programa de las teles autonómicas - Foto: Yolanda Lancha

Seguro que muchos amantes del deporte autonómico todavía recuerdan con cariño el trabajo profesional de Julián Cano al frente de la sección deportiva de la entonces Radio Televisión Castilla-La Mancha, hoy CMM Media. Lo que perdió el deporte de la región, lo ganó su Tercer Sector y la sociedad. Tras una década presentando deportes, el periodista toledano dio un paso al frente y creo el programa de testimonios, dirigido básicamente a las personas que hacen un mundo mejor, Héroes Anónimos, un espacio que acaba de terminar un XI temporada y que ya sabe que este otoño va a recibir de la  Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión de España el Premio IRIS al Mejor Programa de las Televisiones Autonómicas.

Es un galardón importante, porque lo otorgan los profesionales del sector, pero no el primero que recibe este trabajado espacio del ente autonómico, que acumula una treintena, en su mayoría, nacionales. Destacan por ejemplo el ‘premio Fundación Telefónica’ 2018 en su primera edición, ‘el Carmen Goes’ de la Viceconsejería de Juventud y de la Mujer de Melilla, ‘Iniciativa Social’ de la Junta, ‘Fundación Aliados contra la Violencia de Género’, ‘Caser 2019’ o ‘Albert Jorel’. En dos ocasiones tiene el premio Supercuidadores, entre otros tantos. Estos galardones han ayudado a ‘Héroes Anónimos’ a donar a la Asociación María de Padilla 2.500 euros y a la Fundación Kirida de Tomelloso, 5.000, para trabajar la erradicación de la ablación en África.

Algunos toledanos recordarán a Héroes Anónimos por su reciente programa, dedicado a la web y los libros de Eduardo Sánchez Butragueño, Toledo Olvidado. Se emitió el día del Corpus y tuvo 44.000 espectadores. Es solo uno de los últimos, entre los 148 programas, que han recogido aproximadamente 1.500 testimonios.

Héroes Anónimos tiene buenos datos de audiencia, de los mejores de la televisión autonómica, superando en ocasiones el 14 por ciento de cuota de pantalla. Y también está la repercusión social. Fue en allí donde Juan Ramón Amores, entonces director de Juventud y Deportes, hizo pública su enfermedad de ELA. Su espacio sobre cuidados paliativos domiliciarios contó la conmovedora historia de Basilisa, que normalizó en su testimonio la muerte y dignificó a los profesionales de cuidados paliativos. Fallecía una semana antes de la emisión del programa, pero aquel mismo día vio con su familia el programa, horas antes de su expiración. «Se despidió de la vida normalizando la muerte y dignificando a los profesionales de paliativos», explica Cano. Y continuando con la ELA, también tuvo gran impacto la charla con Amores y Juan Carlos Unzué. El vídeo promocional de Andrés Iniesta llegó a las 45.000 visualizaciones.

Porque más allá de los premios, a Julián Cano se le ve emocionado con la aceptación que está teniendo el programa en la calle y en las redes sociales. Estas definen a Héroes Anónimos como un espacio «necesario para nuestra sociedad, para concienciar y sensibilizar». Es un espacio que pone voz y da imagen a las personas que trabajan por hacer un mundo mejor, más justo y solidario, y están en el anonimato. Casi todas las semanas, la asociación protagonista escribe una carta enternecedora para agradecer el servicio público. En redes también aparecen comentarios de gente anónima y no tan anónima, como «gracias por hacer mi sonrisa más brillante y mi vida mucho mejor», «la sociedad os necesita», «gracias por hacer visibles a tantos héroes y heroínas, antes anónimos» o «Héroes es una continua lección de vida, un programa imprescindible».

Ejemplo de valores

Humanidad, respeto, amistad, compromiso social, comprender al que piensa distinto, considerar la diferencia, solidaridad, esfuerzo, trabajo y superación, entre otros valores, son los que defiende Héroes Anónimos. «El programa es poner en valor a personas y asociaciones de nuestra región que hacen cosas para hacer un mundo mejor, más justo y solidario», explica Cano. El programa abarca asuntos como la salud, la discapacidad, la educación, exclusión, migración, menores, pobreza, violencia de género o la trata.

Tras tanto premio, Héroes Anónimos ha comenzado a predicar con el ejemplo, y ha creado sus propios galardones, que conceden a las asociaciones de la región ayudas económicas para sus proyectos. Ya van dos ediciones, con 12.000 euros en premios.

Ahora mismo, Cano y su equipo están trabajando en la XII temporada, que se emitirá en el tercer trimestre del año, continuando con los asuntos sociales.