scorecardresearch

Pablo Casado se queda sin apoyos en el PP y medita su futuro

Agencias
-

Feijóo pide abrir una nueva etapa, Almeida abandona la portavocía nacional del partido, Cuca Gamarra pide un congreso extraordinario y dirigentes de la formación en el Congreso firman un comunicado en el que reclaman una nueva dirección

El presidente del PP se está quedando sin apoyos en su partido en un momento en el que la mayoría de su cúpula, pesos pesados de la dirección del grupo parlamentario antes afines e incluso el presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, cercano a su número dos, han exigido un congreso extraordinario. Por ello, el líder del PP medita su futuro tras el goteo de deserciones de cargos de su equipo y colaboradores más cercanos y no oculta su aflicción y abatimiento por lo que está sucediendo y que "no merece", según han indicado fuentes de su entorno, que también niegan que vaya a producirse una comparecencia en Génova para que Casado anuncie su posible dimisión. Además, a media tarde, se ha sabido que el presidente popular citó a la Junta Directiva de la formación conservadora para el 1 de marzo para iniciar la convocatoria de un Congreso Extraordinario.

Días después de que estallase su guerra con la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, Casado aceptó ayer convocar una Junta Directiva Nacional, al ver que la mayoría de sus vicesecretarios y también los portavoces parlamentarios del PP en el Congreso, el Senado y el Parlamento Europeo le exigían un congreso extraordinario y algunos amenazasen con dimitir.

El PP ha anunciado además una reunión de Casado mañana con los presidentes autonómicos del partido. Será a las 20.00 en Génova. Díaz Ayuso no está convocada porque no preside el partido en la Comunidad de Madrid. Previamente, Casado acudirá a primera hora de la mañana a la sesión de control al Gobierno en el Pleno del Congreso, donde tiene previsto formular una pregunta al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, como hace cada miércoles. El secretario general del PP, Teodoro García Egea, sí que ha cancelado su asistencia a la sesión plenaria y no preguntará a la vicepresidenta y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, en una imagen de archivo.El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, en una imagen de archivo. - Foto: Emilio Naranjo (EFE)

Con esa reunión por la tarde en el horizonte, Casado pierde apoyos a medida que pasan los minutos.

En su cúpula, solo le quedan Pablo Montesinos, Ana Beltrán, Antonio González Terol y el secretario general, Teodoro García Egea, al que el presidente del PP no ha dejado caer pese a que se lo han exigido sus dirigentes, barones territoriales y desde este martes también diputados de la dirección del Grupo Parlamentario Popular.

Los barones también le dan la espalda. El viraje más significativo es el del presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, amigo de García Egea, y que este martes ha pedido un congreso extraordinario para solventar una situación que es ya "insostenible" después de que la situación haya cambiado mucho desde el jueves y "por desgracia, a peor".

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha pedido abrir una nueva etapa en el PP que permita "desbloquear" la actual "situación de colapso" que atraviesa. No ha sido explícito al pedir un congreso pero sí ha mostrado su convicción de que el PP debe "dar voz a la gente".

Núñez Feijóo ha dado un paso más y ha asegurado que todos son responsables de la situación en la que se encuentra el partido y, en consecuencia, ha dicho, todos "tenemos que estar a la altura y tomar decisiones, yo entre ellos".

Eso sí, el presidente gallego no ha adelantado claramente si optará a suceder a Casado en el partido.

También el PP andaluz, hasta ahora de perfil en la crisis, ha pedido la celebración "cuanto antes" de un congreso extraordinario con el objetivo de que el PP salga "más unido que nunca", según han pedido el portavoz del partido y también el número dos de Juanma Moreno, Elías Bendodo.

 

Crece la soledad de Casado

Paralelamente a las voces en el partido que piden su dimisión, se han empezado a producir dimisiones en el comité de dirección del PP y numerosos cargos afines que le han abandonado. En esta situación de soledad, rodeado ya solo de su equipo más fiel, fuentes próximas a Casado no ocultan su indignación por el "escarnio" que está sufriendo el presidente del partido. "Es un trato injusto, que no merece", aseguran estas fuentes. 

En la capital, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha comparecido para anunciar que dejaba la Portavocía nacional del Partido Popular, de común acuerdo con Pablo Casado, al que ha evitado criticar, pero al que tampoco ha respaldado.

También han pedido explícitamente un congreso extraordinario en la Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Canarias y Cantabria, donde la presidenta del partido, María José Sáenz de Buruaga, ha ido más allá y ha sostenido que Feijóo "es el líder natural" del PP.

Los apoyos de Casado también se desmoronan en el Congreso. Casado ha perdido el respaldo de su portavoz parlamentaria, Cuca Gamarra, que pide congreso extraordinario, y también de pesos pesados de la dirección del Grupo Parlamentario Popular.

Antes, afines al presidente del PP han emitido un comunicado en el que han reclamado por una parte un congreso extraordinario para elegir una nueva dirección y por otra y la "destitución inmediata" del secretario general del PP, Teodoro García Egea.

Entre los firmantes del comunicado figuran Adolfo Suárez Illana el exjefe de gabinete, Pablo Hispán, que hasta el viernes respaldó a Casado o Guillermo Mariscal, secretario general del GPP que, como Belén Hoyo, que ha dimitido como presidenta del Comité Electoral del PP, formaron parte de su equipo en el congreso del partido en el que Casado consiguió ser votado para suceder a Mariano Rajoy. 

Además, otros diputados como Jaime de Olano o Ana Vázquez han abogado por establecer primero una gestora, que tome las riendas del partido antes de celebrar un congreso para elegir un nuevo líder. Precisamente Vázquez ha anunciado este martes que presenta su dimisión como secretaria nacional de Emigración del Partido Popular, una decisión que ha tomado, según ha confesado, tras "escuchar a muchos afiliados". "Como responsable del PP en el Exterior pongo mi cargo a disposición del partido y presento mi dimisión. Quiero agradecer a Casado la confianza depositada y que seguí apoyando hasta el pasado jueves, pero visto que no hay cambios, toca irse! Y tras escuchar a muchos afiliados dimito", ha asegurado Vázquez, que es también portavoz de Interior del PP en el Congreso, en un mensaje en su cuenta de Twitter

Por ahora, nadie ha dado sin embargo un paso al frente para disputar el liderazgo del PP.