scorecardresearch

Detienen a una mujer que robaba a personas de avanzada edad

Redacción
-

Les convencía para que la dejasen entrar en su vivienda y, una vez dentro, cometía los hurtos

Imagen de archivo de un agente de la Policía Nacional. - Foto: Rubén Serrallé

La Policía Nacional ha resuelto con éxito una investigación que se estaba llevando a cabo en Albacete para esclarecer tres hurtos que tuvieron lugar en la ciudad entre junio de 2021 y enero de 2022. Todos los hechos habían sido cometidos por una joven que, mediante engaños, se ganaba la confianza de personas de avanzada edad para después entrar en su domicilio y sustraerles joyas y dinero.

La investigación de la Policía Nacional se centró en resolver tres hurtos que sucedieron en Albacete en 2021: el primero de ellos en junio, el segundo a primeros de diciembre y el tercero a finales de ese mismo mes.

El modus operandi que utilizaba la presunta autora siempre era el mismo: comprobaba que en las viviendas residían personas de la tercera edad, llamaba a su puerta y, utilizando buenas maneras y embustes, lograba engañar a las víctimas para que le permitieran acceder a su domicilio. Una vez dentro, aprovechaba cualquier descuido de los moradores para sustraerles joyas y dinero. En alguno de los casos llegó a participar una segunda persona que ejecutaba el hurto mientras la joven distraía a la víctima.

La presunta autora, identificada por los investigadores de Albacete, se había desplazado a la ciudad con el único objetivo de cometer los hechos y tenía un gran número de antecedentes policiales.

Finalmente, pudo ser detenida por la Policía Nacional el 24 de enero en Elche, imputándole la comisión de los tres hurtos. Los investigadores continúan con su labor para determinar si pudiera ser la autora de otros hechos similares, así como si participaron más personas en ellos.

Este tipo de engaño, en el que las víctimas suelen ser personas de edad avanzada, se conoce como el "timo del vaso de agua" o el "timo del pariente".

Habitualmente lo cometen mujeres jóvenes, de aspecto cuidado, que con buenas maneras se ganan la confianza de las víctimas para introducirse en su domicilio, ya sea argumentando que son familiares de un vecino y que han venido a visitarlo pero no le localizan, o bien piden un vaso de agua porque están embarazadas o se encuentran mal.

Posteriormente, aprovechando cualquier mínimo descuido de la víctima, ellas mismas -o una tercera persona que permanece oculta y a la espera fuera del domicilio- sustraen las joyas o el dinero que puedan tener los perjudicados en sus viviendas.

La Policía Nacional aconseja a las personas mayores que extremen las medidas de precaución si se encuentran con una situación similar y que sospechen si un desconocido trata de introducirse en su domicilio.