scorecardresearch
Fernando Fuentes

Fernando Fuentes


Dos cagadas

12/07/2022

El presidente del Gobierno de España defiende una actuación policial en la que mueren decenas de personas. Una famosa cantante pide disculpas por haber asistido a una fiesta organizada por la OTAN a la que, dice, nunca debería de haber ido. Sánchez no pidió disculpas, como Rozalén, pero dijo que en el momento de esas desgraciadas declaraciones no tenía toda la información necesaria para haber condenado una acción altamente lesiva contra los derechos humanos. La albaceteña, una vez que se conoció públicamente, que había participado en un acto cultural, organizado por la cumbre militar celebrada recientemente en Madrid, se apresuró a dar explicaciones a sus fans a través de sus redes sociales. Y les pidió perdón. Sin echar sus culpas a nadie, dijo que debería de haber sabido bien dónde iba para haber dicho que no. En ambos casos se producen dos graves problemas de comunicación por lo que alguien, seguro, habrá tenido que pagar. No se entiende, como en el caso del máximo dirigente de un país, pueda meterse en un terrible y sangriento jardín  -de esos que le pueden acompañar toda su vida política- porque no se le informó, puntual y correctamente, de lo que realmente había sucedido en la frontera marroquí. Sánchez cuenta con una amplísima nómina de asesores, pagados a precio de oro por todos los españolitos de a pie, precisamente para que este tipo de cosas no le pasen. Pero le pasó. Y no ha trascendido, pero seguro que se han depurado responsabilidad en un episodio que, quiera o no, formará parte de su peor currículo. Rozalén está triste porque, confundida, acudió a un sarao de artistas en la Embajada de EEUU, sin saber realmente a lo que iba y quién estaba detrás, dice. Yo le creo. Mari está a años luz de lo que los señores de la guerra proponen y disponen. Sus valores personales, artísticos y políticos nada tienen que ver con ellos. Ni cantó, ni cobró por ello. Pero se equivocó gravemente al acudir a un lugar en el que, seguramente, nunca debió de estar. Fijo que, la próxima vez, alguien se encargará de informarle mejor. También tiene mucha gente alrededor para ello. No se lo vamos a tener en cuenta. A Sánchez sí.