scorecardresearch

Pedirán prisión permanente revisable para una mujer

Josechu Guillamón
-

Se le acusa de un delito de asesinato del bebé que dio a luz el 11 de octubre de 2020 en el bar en el que trabajaba y cuyo cadáver fue encontrado un día después en el almacén del establecimiento

Imagen del abogado José Plaza Blázquez. - Foto: J. M. E.

La Fiscalía pedirá prisión permanente revisable para la mujer que dio a luz en un bar a un bebé que fue encontrado muerto por la Policía Nacional en el almacén del establecimiento, ubicado en la calle Feria, el 12 de octubre de 2020, al considerarla autora de un delito de asesinato.

Aunque según la autopsia la mujer estaba entre el sexto y el noveno mes de embarazo, el abogado de la defensa, José Plaza Blázquez, manifestaba que «aparentemente no parecía que estuviera en gestación y no era un tema que hubiera comentado con nadie, ni siquiera con su propio médico».

Y es que según el letrado ella misma desconocía que estuviera embarazada. «No es consciente de haber dado a luz hasta un mes y medio después de estar en prisión, cuando yo tengo el resultado de la autopsia y le enseño las fotos. Ella dice que sí que es un niño, pero que no es suyo, porque ella dice que expulsó un bulto con una bola de pelo. Desde el principio, ella negaba el haber dado a luz un hijo, hasta ese momento que empezó a interiorizarlo y a fecha de hoy es consciente de que dio a luz al feto».

Plaza aclaraba a La Tribuna de Albacete que si su mandante no sabía que estaba embarazada, era porque consumía drogas habitualmente. «Ella no era consciente del embarazo, porque es policonsumidora de muchos tipos de drogas, de speed, de cocaína y de marihuana y llevaba una vida totalmente desordenada con las drogas, con el confinamiento, con el trabajo. Llevaba una vida muy anárquica y no era para nada una persona ordenada y su mente estaba totalmente desordenada y enferma».    

En 12 minutos. El letrado también señalaba que «como dicen los psicólogos clínicos que la han examinado, no era consciente y estaban afectadas sus capacidades» por el «consumo de drogas». «Ella se siente indispuesta a las 21,30 horas, cuando está atendiendo las mesas y le dice al jefe del establecimiento hostelero donde trabajaba, que se ausentaba unos minutos, porque le dolía mucho la barriga». 

Sólo 12 minutos después se registraba la llamada al 112, porque la acusada, M.M.C., se estaba desangrando. «Ella se ausenta, expulsa el feto y la placenta, limpia un poco la sangre y llama, no hay tiempo material para planificar ningún acto doloso. Ella cuando expulsa la placenta y el feto lo mete en dos bolsas de plástico que deja allí en la basura, tampoco se hace desaparecer el feto. Realmente no hay una consciencia de lo que había pasado». 

Según el abogado todo indica que no actuó de forma premeditada. «No es la dinámica lógica de alguien que quiere tener un niño y deshacerse de él. Si hubiera sido así se hubiera ido a su casa, no hubiera ido a trabajar y lo hubiera ocultado, pero evidentemente, no es una mente sana, la que piensa, si hubiera sido consciente de que podía dar a luz y tener el parto, no hubiera estado poniendo cafés, como si no pasara nada». 

Más información en la edición impresa y en la APP de La Tribuna de Albacete https://latribunadealbacete.promecal.es