scorecardresearch
Paco Mora

Paco Mora


El toreo es la fiesta más europea

20/08/2022

Que el toro bravo español tiene su origen en el «uro» salvaje de la Selva Negra de Alemania es algo más que demostrado. La especie se ha ido moldeando, tanto en volumen como estética y comportamiento, acoplándose a las necesidades de la lidia. De que el toro de lidia es el descendiente de aquella fiera salvaje nacida en La Selva Negra no cabe ninguna duda. Eso sí, adaptada a las necesidades de una estética que nació y creció gracias a aquella fiera encornada y salvaje, atemperada por un clima más templado, y también por el valor y el temple del hombre, que supo burlar y dominar su fiereza. De esa realidad caben pocas dudas hoy por hoy, por no decir ninguna.
Esa constancia histórica hace del toreo una cultura de raíz puramente europea. «La Fiesta de los Toros», se le denomina porque sin el toro y su salvaje bravura domeñada por la inteligencia y el valor del hombre no existiría lo que hoy llamamos nuestra Fiesta Nacional. Así es que por mucho que se empeñen en negarlo sus rabiosos y desnortados enemigos, el toreo tiene su raíz en el centro del continente y es europeo por español y viceversa.
En esta realidad hay que buscar la internacionalidad de la Fiesta de los Toros. Fiesta que ha cruzado mares y saltado continentes para universalizarse. 
El «uro» se desplazó desde el centro de Europa en busca de un clima más templado y mejores pastos. Y en el «rincón de Cádiz» encontró las condiciones más idóneas para su desarrollo. Y allí el «uro» alemán se fue convirtiendo poco a poco en el toro bravo español. De aquí que, quieran o no sus detractores, la Fiesta de los Toros es la expresión artística más popular, y a la vez más europea, que existe en España.