El Zafón más inédito y misterioso

Javier Villahizán (SPC)
-

Planeta rescata en 'La ciudad de vapor' 11 relatos, cuatro de ellos jamás publicados, del autor de la tetralogía del 'Cementerio de los Libros Olvidados', unas obras traducidas a más de 50 idiomas y éxito de ventas

El Zafón más inédito y misterioso - Foto: José Luis Cereijido

La obra de Carlos Ruiz Zafón (Barcelona, 1964- Los Ángeles, 2020) es como si fuese un trabajo incompleto, inconcluso e inacabado. Con tan solo 55 años, este barcelonés afincado en California falleció prematuramente el pasado 19 de junio a causa de un cáncer que le privó -y nos privó- de su rica creatividad.
Para salvar ese vacío literario de uno de los autores más reconocidos del panorama internacional y uno de los escritores más leídos en todo el mundo después de Cervantes, la editorial Planeta saca a la luz hoy La ciudad de vapor, un libro que reúne la narrativa breve de Ruiz Zafón, incluyendo cuatro relatos inéditos que dejó en el cajón el escritor catalán. 
Estos pasajes desconocidos recogen personajes y situaciones que surgen de la tetralogia del Cementerio de los Libros Olvidados, con claves que desvelan pasadizos entre La sombra del viento, El juego del ángel, El prisionero del cielo y El laberinto de los espíritus. Esta aportación viene a completar su obra y, a la vez, a reafirmar, más si cabe, la amplitud del universo zafoniano.
La ciudad de vapor despliega una amplia cartografía de aquella Barcelona misteriosa y gótica que va desde la era de la revolución industrial hasta los años posteriores a la Guerra Civil española. 
Se trata de un mapa secreto que guía al curioso lector por pasajes de su obra que revelan episodios del pasado de sus protagonistas. Una experiencia lectora repleta de voces y ecos de otros libros, de otras calles y de otras sensaciones.
En los 11 títulos que integran el libro, las personas que siguieron al autor en las cuatro novelas de la saga van a encontrarse con situaciones muy familiares.
Así, en Blanca y el adiós, Zafón rememora a David Martín, aquel periodista y escritor de folletines de los años 20, que tras una infancia desdichada su único momento de júbilo fue el día que conoció a Blanca, una niña del elegante barrio de Sarriá.
Con el fondo escénico de la Ciudad Condal, Zafón se mezcla de nuevo con la narración gótica en Una señorita de Barcelona.
Pero junto a los títulos inéditos, La ciudad de vapor recoge también relatos que han aparecido en distintos medios de comunicación en los últimos años con carácter independiente. Así, Gaudí en Manhattan representa la fabulación sobre un desplazamiento del arquitecto catalán a la ciudad de los rascacielos, y su encuentro con un enigmático millonario para construir la Sagrada Familia en pleno Nueva York.

 

Homenaje a Dickens 

El autor vuelve a sorprender en Leyenda de Navidad, en este cuento Zafón emula a Dickens (Cuento de Navidad) a través de personajes psicológicos, entornos desfavorecidos y cierto sentimentalismo. En este caso se trata de la criada de un abogado viudo que se consume en la avaricia.
Lo mismo sucede con una edición venal y promocional que sacó Planeta en 2008 de Alicia al alba junto con el cuento Hombres de gris. Se trataban de relatos duros pero cercanos que aproximaban a los personajes al universo colectivo del lector.
Zafón regresa en esta antología a los mismos espacios y olores de su tetralogía del Cementerio de los Libros Olvidados: el barrio gótico, el Tibidabo, el castillo de Montjuic o el cementerio del este.
El alfa y omega de los cuatro libros del autor barcelonés comienzan y acaban como ocurre en El príncipe de Parnaso, en «la mayor de las bibliotecas, aquella en la que toda obra perseguida o despreciada por la ignorancia y la malicia de los hombres iría a parar a la espera de volver a encontrar al lector que todo libro lleva dentro».
Ahora, sus lectores volverán a recrear el universo zafoniano en este homenaje póstumo a uno de los autores más reconocidos y traducidos en lengua española.
Todo empezó con el éxito de La sombra del viento y ese enigmático inicio y final: cuando un hombre lleva de la mano a su hijo de 10 años a un lugar secreto que el pequeño no podrá decir a nadie, mientras caminan «por las calles de una Barcelona atrapada bajo los cielos de ceniza y un sol de vapor que se derrama sobre la rambla de Santa Mónica en una guirnalda de cobre líquido».