scorecardresearch

Dani González, la gran esperanza blanca

J.L. Royo
-

El canterano responde a la confianza de Rubén de la Barrera con goles y buen juego

Dani González celebra el gol ante el Sabadell. - Foto: Arturo Pérez

Una de las grandes noticias de la temporada en el Albacete Balompié la está protagonizando un canterano, un futbolista forjado en las categorías inferiores que ha llegado al primer equipo de la mano de Rubén de la Barrera y que con su juego y sus goles se ha hecho con un puesto de titular en el primer equipo.

Dani González (Albacete, 18 de marzo de 2002) va a cumplir 20 años en un mes y llega en el mejor momento de su prometedora carrera. Tras destacar la pasada temporada en el Juvenil de División de Honor, con 11 goles en 13 partidos, lo que le  permitió dar el salto al Atlético Albacete, donde, de la mano de Mario Simón disputó 15 encuentros y marcó dos goles, uno de ellos en la fase de ascenso en el campo del Toledo.

Aunque hizo la pretemporada con el primer equipo, inició la temporada con el filial, donde marcó seis goles en 11 partidos de liga. Habitual en los entrenamientos de la primera plantilla, Rubén de la Barrera le hizo debutar en partido oficial en la Copa del Rey ante el Racing de Ferrol y el delantero respondió  de qué manera. Entró en del minuto 74 con empate a uno en el marcador y anotó el gol de la victoria en el minuto 117 de la prórroga. Fue su presentación ante la afición y cuatro días después fue titular ante el Alcoyano, ofreciendo buenas sensaciones, lo que le permitió repetir en el once ante el UCAMen La Condomina, pero al filo del descanso tuvo que ser sustituido tras sufrir un esguince en la rodilla.

Confirmación. El club no dudó en renovar su contrato hasta 2025 ante los clubes que comenzaban a mostrar su interés en ficharlo. El futbolista albacetense lo tenía claro «es un orgullo que el club y la ciudad que me han visto crecer apuesten por mí».

Recuperó la titularidad el pasado domingo ante el Cornellá y a los seis minutos anotó el primer tanto del partido y el miércoles ante el Sabadell volvió a abrir el marcador con un gran gol a centro de Johannenson. «Sabía que los centrales sufrían a la espalda, miré a Diegui y busqué la espalda de los defensas, por suerte la enganché bien», comentó sobre su segundo gol en liga.

Tiene claro que está ante su gran oportunidad «es mi trabajo, intento ayudar al equipo con goles y con lo que haga falta», asegura la gran esperanza del Albacete Balompié.