scorecardresearch

El Real Madrid noquea a Olympiacos con medio partido

EFE
-

Los 'merengues' superan (75-67) al conjunto griego, en una velada extraña donde los blancos enseñaron su peor y su mejor versión para salir triunfadores

El Real Madrid noquea a Olympiacos con medio partido

El Real Madrid ganó un partido en el que no se situó por delante en el marcador hasta el minuto 31, y en el que resucitó en la segunda parte para doblegar por 75-67 a un Olympiacos que acarició el triunfo, lo que permite al equipo blanco seguir invicto en casa en Euroliga.

El partido comenzó lento, pausado, sin apenas anotación por parte tanto de Real Madrid como de Olympiacos, ambos abrumados por la cantidad de partidos que tienen que disputar sin apenas descanso.

Con ataques largos, sin ideas y poco efectivos, el Madrid se fue perdiendo en pases poco productivos y en tiros sin acierto. Sólo Thomas Heurtel con dos triples sin fallo salvó un poco la situación, mientras que entre los griegos, Thomas Walkup y Sasha Vezenkov era los que llevaban la voz cantante.

El Real Madrid noquea a Olympiacos con medio partidoEl Real Madrid noquea a Olympiacos con medio partidoEl Madrid empató a 10 a falta de 2.30 minutos, pero su falta de efectividad le llevó a perder el primer cuarto por 10-15.

En el segundo acto, Kostas Sloukas comenzó a dejar su sello en el partido dirigiendo con mano firme a los suyos, que poco a poco comenzaron a marcar diferencias en el marcador.

El Madrid no encontraba solución a la defensa y al desafortunado ataque. Laso buscó en las rotaciones algún quinteto algo más acertado y fiable, pero con escasos resultados, salvo en los últimos dos minutos en los que con 22-38 en el marcador, comenzó a verle las orejas al lobo.

El Real Madrid noquea a Olympiacos con medio partidoEl Real Madrid noquea a Olympiacos con medio partidoOlympiacos no necesitó hacer nada excepcional, al contrario, casi se limitó a aprovechar los fallos del rival, que acumulaba un pobre 30,8 por ciento en canastas de 2 y un 20 por ciento en triples. Al descanso se llegó con un preocupante 24-38 y con malas sensaciones de falta de energía e ideas.

El Madrid salió concienciado que solo desde la defensa podía intentar el asalto de la duodécima victoria en casa y ese cambio de actitud tuvo refrendo casi inmediato en el marcador, 33-43 (m.22.30) y 37-45 (m.25).

El Olympiacos demostró su poso de campeón y aguantó el chaparrón de la mejor forma posible, sin perder los papeles. Un robo y un mate de Guerschon Yabusele acercó más al Madrid, 39-45.

El equipo español mejoró en actitud y esfuerzo y un triple de Sergio Llull y otra contra de Heurtel redujeron más las distancias, 44-47 (m.27) ante el despertar de la grada.

El buen hacer de Sloukas y Tyler Dorsey permitió al equipo heleno cerrar el tercer cuarto todavía dominando el marcador, aunque por la mínima, 50-51, después de un 3+1 de Nigel Williams-Goss.

En el minuto 31, un triple de Fabien Causeur le dio al Madrid la primera ventaja en el marcador, 53-51, que amplió la exuberancia física de Yabusele con un mate, 55-51, poco después.

Con Vezenkov y Sloukas como timoneles, Olympiacos dejó claro que no había dicho su última palabra. El Madrid era otro, pero la efectividad no era la mejor y tuvo que seguir sufriendo, con un buen Heurtel y decisiones arbitrales, que no se entendieron ni en el banquillo ni en el graderío.

A falta de 4 minutos, 62-62, Vincent Poirier fue sancionado con falta técnica descalificante, haciendo estallar a la afición, ya bastante descontenta con la labor arbitral.

Real Madrid y Olympiacos se olvidaron de fatiga y cansancio y jugaron poniendo toda la carne en el asador, con la igualdad por bandera. Pudo haber ganado cualquiera, pero un triple de Rudy Fernández dejó sin argumentos al equipo griego.

El Madrid, con mandarina de Sergio Llull, ganó por 75-67 y sigue invicto en casa, recuperando, además, el average.