«Me defino como un pintor más bien impresionista»

A.D
-

Antonio Rodríguez, ARE, presenta en el pub La Luna de calle Concepción de la capital, hasta el 17 de noviembre, su última exposición, con la colección, Ojos que te miran de frente.

«Me defino como un pintor más bien impresionista» - Foto: José Miguel Esparcia

Antonio Rodríguez, ARE, presenta en el pub La Luna de  calle Concepción de la capital, hasta el 17 de noviembre, su última exposición, con la colección, Ojos que te miran de frente. El artista, pintor y escultor, comentó a La Tribuna de Albacete las singularidades de la muestra y de su obra. 
¿Por qué ese título?
Verás, llevo bastante tiempo ya que me di cuenta que las personas, el primero yo, no nos miramos a los ojos, hemos perdido esa costumbre, aunque ahora, con esto de la pandemia y las mascarillas,  parece que lo hemos recuperado un poco. Pero llevábamos mucho tiempo  en los que me daba la impresión de que unos pasaban o pasábamos de los otros, por eso, en los cuadros, aparece una figura y luego,  escaqueados, ojos que miran de frente, esa es la idea central. 
¿Cuántos cuadros?
Son 12 acrílicos sobre tabla. Me gusta, también mucho el óleo, pero depende cómo planteas la obra, o lo rápido que quieras trabajar, me decanto por acrílico u óleo. Es verdad que el óleo tiene mucha fuerza, pero necesitaba trabajar rápido. 
¿Se siente mejor con la pintura o con la escultura?
Me siento más escultor, pero en este caso me decidí por la pintura para esta serie, con 12 cuadros, con un mismo sentimiento. Es una exposición  que tenía preparada, que pinté durante el confinamiento por la pandemia, y viene muy bien con el espacio. 
Precisamente, quería agradecer el apoyo de La Luna, un espacio emblemático, donde me han permitido mostrar esta colección. Para un artista albacetense exponer ahí  es todo un regalo. 
Muchos artistas, como usted, aprovecharon esos momentos tan especiales...
Sin duda, al principio pinté muchísimo, todos los días. Cuando se empezaron a suavizar las restricciones, volvimos, cambiamos el paso,  yo también. 
¿Cómo definiría su obra, especialmente en pintura?
Me defino como un pintor más bien impresionista, influido por Cézanne, Modigliani, también por Picasso, que es mi ídolo. Esa es la pintura con la que mejor me siento, ahora, cuando me hacen un encargo, un retrato, lo hago, pero me identifico con ese movimiento impresionista. 
Me interesa, sobre todo, que la obra llegue a la gente, que el público vea lo que realmente quiero hacer en mis obras. Me gusta mucho el color, pero cada cuadro viene determinado por cuatro o cinco colores, no mucho más.
¿Su trabajo en escultura es también impresionista?
Totalmente impresionista, trabajo el barro, crudo, a veces retoco con pintura. 
Tengo una exposición taurina que me gustaría mostrar en Albacete, con figuras parcialmente pintadas, oros, platas, que pegan con el mundo de los toros, que me gusta mucho. Además, esa muestra esta ya preparada, gira alrededor de ese mundo del toro, con unas 130 obras, pintura y escultura. Te puedo adelantar, por la gente que ya la ha visto, que es muy bonita y me gustaría que se viese aquí, lo que pasa es que necesito un espacio muy grande que me permita exhibir esa cantidad de obras, posiblemente los dos únicos sitios son La Asunción y el Museo Municipal, donde ya estuvimos con una colectiva sobre el mundo del toro y homenaje a Benjamín Palencia. Yo doné una obra. 
¿En qué trabaja ahora?
Bueno, precisamente en estos días trabajo en un par de encargos que me han hecho y que tengo que terminar. Se trata de retrato, que lleva su tiempo, por supuesto. Por lo demás, ya hay algunas ideas para otra serie, tanto en pintura como en escultura, porque lo que me gusta es inventar, trabajar sobre mis ideas, es como mejor me siento y me expreso. Lo más difícil en este mundo es que te llegue una idea, una inspiración para hacer una colección. Necesitas un motivo que te llame poderosamente la atención, lo complicado es plasmar esa idea en una obra, en un cuadro en este caso.