scorecardresearch
José Manuel Patón

LA PLUMA CONTRA LA ESPADA

José Manuel Patón


La bragueta del rey

30/03/2022

Los ingleses tienen 'El Discurso del Rey', película famosa de hace unos años. Los españoles tenemos 'el culebrón' de una 'profesional del amor'. La bragueta de los reyes siempre ha estado medio abierta, -incluyo el antiguo derecho de pernada-, pero hay situaciones en las que las supuestas 'víctimas' son solo profesionales del sexo por dinero. Los reyes son humanos, y cuando son varones, la testosterona les tira lo mismo que a un veterinario o a un sexador de pollos. Si se les acerca una mujer guapa tienen tentaciones como todos, pero si se les acerca una profesional como la Corinna …, que se ponga la monarquía a temblar, porque en la cuita de la cama, se cuentan cosas que luego son objeto de chantaje barato con sabor a sudor y a … depende por donde le dé la cuestión.
Pero los reyes no son las únicas víctimas, porque al presidente de Francia, François Hollande, también le costó el cargo su bragueta, aunque éste estuvo liado con varias al mismo tiempo. Ser poderoso es lo que tiene. Otro ejemplo Strauss-Kahn, flamante jefe del FMI que tuvo que dimitir por acudir habitualmente a orgías sexuales.
Y no nos olvidemos de las reinas … porque la tatatarabuela de don Juan Carlos, la reina Isabel tenía una fama bien ganada, y su antecesora, Dña. María Luisa de Parma, mujer de Carlos IV, estaba liada con Godoy, que llegó a la Corte con una mano delante y otra detrás y aunque terminó igual, entre medias fue primer ministro español y uno de los mejores, por cierto.
Pero vayamos al grano. La cama tira, pero si te encuentras como nuestro ínclito rey emérito a un personaje tan vil y ladino, -porque otras Rey han estado bastante más comedidas, y menos bárbaras-, como la Corinna, te pueden sacar los ojos.
La tal Corinna no ha hecho nunca nada digno de mención, salvo chupar del bote, sin mencionar otras zonas, porque hay personajes femeninos como Cleopatra o Gala Placidia que además de ser buenas amantes han sido magnificas reinas, hijas de emperadores o regentes en los momentos más importantes de la historia occidental, Roma dixit.
Pero los ingleses, flemáticos ellos salvo cuando les toca la entrepierna a un descendiente de la realeza, han dicho que no le cubría, -jajaja hablando de cubriciones-, la inmunidad a nuestro fantástico monarca si de asuntos carnales se trataba. Pero una cosa es que no le 'cubra' el manto de la inmunidad para tales casos y otro muy distinto es que le condenen por acoso. Si yo fuera el fiscal inglés, y pocos cataplines tiene que tener el fiscal si no lo hace, a la que acusaría de acoso sería a la Corinna, pues no hay peor infamia y bajeza que lo que está haciendo. Si algo hay que reprochar al que ha liderado la transición española desde la dictadura  a la monarquía, es que no se haya parado en cualquier bar de carretera de esas de las lucecitas azules, rojas y amarillas, como dice Sabina y se haya fijado en cualquier otra, y no en la pingona y pelandusca que para ser famosa ha tenido que quedarse con el apellido de su exmarido los zu Sayn-Wittgenstein, falseando su procedencia, y que de princesa tiene lo que yo tengo de Tibetano.

ARCHIVADO EN: Monarquía, Sexo, Francia, Roma