scorecardresearch
Fernando Fuentes

Fernando Fuentes


A dos velas

07/09/2021

Presidente, se le apaga la luz y lo sabe. Tanto que, si cada día que pasa, su precio alcanza un récord histórico, este país se va a quedar a oscuras. Nos están dejando a dos velas. Los españolitos de a pie no tenemos porqué ser ingenieros en nada para entender que, desde hace unos meses, la tarifa de un bien de primerísima necesidad se dispara, a diario, ante el estupor de todos y la incapacidad gubernamental para impedirlo. Estamos hasta el mismo moño de escuchar explicaciones técnicas diseñadas para que nadie las entienda. Lo que sabemos es que algo, tan sumamente imprescindible como es la luz, se ha convertido en un producto de lujo al que pocos pueden acceder tanto como necesitan. En la España del 70% de vacunados, el 100% siente como está siendo estafado, con la aquiescencia del Gobierno, cada vez que pulsa el interruptor. Y así desde hace demasiados meses y sin un horizonte temporal final a la vista. Sánchez sabe que, o remedia el asunto o le va a costar su continuidad en el poder. Es así de simple. La más que dudosa gestión de su Gobierno durante la pandemia no habría podido con él y será esto lo que se lo puede llevar por delante. Lo que es una evidencia es que el autocalificado Gobierno más progresista de la historia de España no puede ser el que consienta que en este país paguemos más que en Francia, Italia o Alemania. Mucho se ha hablado del asunto, de las puertas giratorias y de la llamativa presencia de muchos expolíticos en los consejos de administración de las principales compañías eléctricas. También de las verdaderas razones por la que lo que pagamos de luz al día se haya multiplicado por dos, y más, sin que nadie pueda hacer nada para remediarlo. Pero a mí, y a usted, nos dan igual esas peroratas. Lo que queremos es que su coste vuelva a ser el de siempre, que ya bastante alto estaba como para que, en plena ruina pandémica, y con muchas familias con grandes problemas para llegar a final de mes, se las vean negras para asumir un gasto al que les es imposible renunciar. Seguramente lo peor de este oscuro asunto es que todos sabemos que Casado poco más podrá hacer para mejorarlo. Un cambio de Gobierno no ayudará a pagar menos por los vatios y lo sabemos. A Sánchez le han hecho las largas y las ha visto. Presidente, dé a luz una solución o apártese del foco.