scorecardresearch

Determinan que los menores presentaban fracturas por golpes

N.G.
-

Los forenses subrayan que un niño de cuatro meses "no tiene edad para que se le causen estas fracturas de forma espontánea, no deambula, no se mueve, tiene que haber una tercera persona que haya causado estas fracturas"

Un momento de la declaración de varios forenses.

Hoy se ha celebrado una nueva sesión del juicio contra G.R.T y A.M.G., un matrimonio detenido en Caudete en 2019 acusado de la muerte de sus dos bebés, en la que han intervenido varios médicos forenses, unos que analizaron las fracturas que provocaron la muerte de los menores y otros que se refirieron a los informes de imputabilidad de los acusados.

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Albacete acoge la vista oral, con jurado popular, en la que hoy ha quedado de manifiesto que los dos niños, ambos con cuatro meses de edad y que fallecieron con un año de diferencia, presentaban fracturas debido a golpes provocados con fuerza.

En el caso del primer menor, los forenses indicaron que la causa de la muerte fue un traumatismo craneoencefálico y dejaron claro que "se requiere fuerza y violencia" para provocar la fractura. Además, el niño presentaba hematomas que se produjeron por "cogerlo fuertemente con los dedos", hemorragias retinianas, la clavícula rota y una apófisis transversa, que también se ocasiona por un "golpe fuerte". Concluyeron que "este niño no tiene edad para que se le causen estas fracturas de forma espontánea, no deambula, no se mueve, tiene que haber una tercera persona que haya causado estas fracturas".

En cuanto al segundo menor, "no murió por muerte súbita", sino por "insuficiencia respiratoria a consecuencia de fracturas en las costillas". Había cinco costillas rotas, fracturas que "son por un golpe directo o una flexión forzada de la columna", resaltó una de las forenses.

También reseñaron que ninguno de los niños cumplía criterios para padecer una osteogénesis imperfecta, conocida como la enfermedad de los huesos de cristal.

Sobre los informes de imputabilidad de los acusados en este proceso, ha quedado de manifiesto, por un lado, que G.R.T. "es una persona que sabe que golpear a un niño provoca daño". En cuanto a la acusada, reseñaron los forenses, "intelectualmente tiene capacidad suficiente para saber qué está haciendo y tiene voluntad suficiente para elegir libremente hacer una cosa u otra".