Cuarenta años al servicio de la música

A.D.
-

Juventudes Musicales de Albacete inició su andadura el 20 de noviembre de 1979, en un acto de constitución que se llevó a cabo, a las 20 horas, en la Escuela de Magisterio de Albacete, en la Avenida de España

Imagen de archivo de Agustín Peiró (segundo por la izquierda) durante la presentación del concierto de Los Niños Cantores de Viena, en CCM. - Foto: Jesús Moreno

El 20 de noviembre de 1979 nació Juventudes Musicales de Albacete gracias al empeño de un nutrido grupo de albacetenses, con un claro objetivo, servir a la ciudad a través de la cultura, con música. Algunos de éstos fueron Samuel de los Santos, José María Parra Cuenca, Carlos Chiapella, Adolfo Díez, Julio Guillén Fresno, Fernando Álvarez Bel, entre otros, que se pusieron en contacto con Agustín Peiró Amo, que había sido miembro durante 15 años de Juventudes Musicales de Sevilla. Precisamente por esa circunstancia, «embarcaron» a Agustín Peiró en ese proyecto para presidir la nueva institución al servicio de la música. 
Agustín Peiró explicó a La Tribuna de Albacete que «aunque no quería, al final me convencieron y decidí probar, a ver si se podía poner ese proyecto en marcha; una puesta en marcha que dura ya 40 años».
La firma del acta de constitución de Juventudes Musicales de Albacete se llevó a cabo en la Escuela de Magisterio de Albacete de la Avenida de España, el 20 de noviembre de 1979, a las 20 horas y, recordó Agustín Peiró, «fue curioso porque yo tenía mucha amistad con el que fue Gobernador Civil, Juan José Barco y  con su mujer, que también estuvieron presentes en ese acto fundación de Juventudes Musicales de Albacete».
En un primer momento se constituyó una junta gestora, con Agustín Peiró ya como presidente y «rápidamente nos fuimos a Barcelona, donde estaba la sede de Juventudes Musicales de España, para presentar la nueva asociación, donde nos acompañó Julio García Casas, de Sevilla, y no hubo problemas. El primer concierto que organizamos fue al poco tiempo, en el salón de actos del Museo de Albacete, con Pilar Bilbao, una gran pianista, el lunes 26 de noviembre de 1979, a los seis días de la fundación. Pero es que ese año ya tuvimos cinco conciertos, con el Orfeón de la Mancha, los Solistas de Cataluña, el Coro Universitario de EGB, que dirigía Ramón Sanz Vadillo, y el Grupo de Acordeones Cadea y claro continuamos hasta 792 actos, más los viajes». 
Aunque el ciclo estrella es el Concurso Nacional de Piano Ciudad  de Albacete, destacó Agustín Peiró que «para mí, lo más humilde es la estrella, te diría,  vinieron incluso los Niños Cantores de Viena, pero cuando alguien que está dos o tres años sin abrir la boca, porque está enfermo de  Alzheimer, se pone a llorar oyendo La Cumparsita, en los conciertos que hacemos en instituciones, es algo maravilloso».
Es el amor a Albacete el que llevó a este grupo a fundar Juventudes Musicales, porque apuntó Peiró «la actividad cultural era más bien escasa, aunque había unos Festivales de España en el Parque Abelardo Sánchez que eran una maravilla, pero se reducía prácticamente a eso y algunos actos de la Caja de Ahorros, de forma testimonial. A partir de entonces, la presencia de la música en vivo de en Albacete fue una realidad, empezó con Juventudes Musicales y hasta Madrid llegó la onda de que era una ciudad sensible y desde la Fundación March se decantaran por Albacete como ciudad piloto para hacer una iniciativa que se llamó Cultural Albacete. A mí, eso me lo dijo Gallego, el responsable, y creo que es la primera vez que hablo de esto».
Agustín Peiró lleva 40 años dedicados al fomento de la cultura, de la música, «con sus días y sus noches», añadía en tono de broma, «pero creemos que la iniciativa de aquellos que soñaron con un Albacete mejor, también en lo musical, ha merecido la pena».

(Más información en la edición impresa)