«Buscaba una unidad de vanguardia»

Josechu Guillamón
-

«En la Legión uno tiene que esforzarse al máximo para mantener el prestigio de la Unidad»

Imagen del caballero legionario albacetense, Alberto Navalón. - Foto: D. L. VARGAS

Alberto Navalón Reolid nació en Albacete capital hace 22 años y desde siempre le atrajo la idea de ser militar. Por eso, en cuanto pudo, preparó la oposición de Tropa y Marinería e ingresó en las Fuerzas Armadas en agosto de 2017, llegando al Tercio Don Juan de Austria Tercero de La Legión en enero de 2018, siendo encuadrado en la Sexta Compañía de la VIII Bandera, donde ha permanecido hasta la actualidad. 
¿Cuándo decidió entrar en las Fuerzas Armadas?
Siempre me he sentido atraído por el Ejército, como principal vocación profesional, por la oportunidad que me aportaba de servir a España y defender aquellos valores en los que creo. Eso es lo que hizo que en cuanto tuve ocasión comenzase a prepararme la oposición y consiguiese entrar en 2017.
¿Por qué optó por el Ejército de Tierra, siendo de Albacete, que tiene tantos vínculos con el Ejército del Aire?
Porque buscaba una unidad de vanguardia, que me permitiese aprender y formarme a un buen nivel para poder ser desplegado en misión, y la Legión fue la principal opción.
¿Desde el primer momento se decantó por la Legión?, ¿por qué?
Sí, porque siempre me habían dicho que es la unidad referente de España y la que está más preparada para cumplir cualquier misión, y por ende, la que más despliega en zona.
¿Qué diferencia a la Legión del resto de unidades del Ejército?
Pues básicamente su credo legionario y su voluntad permanente de combatir y servir a España.
La Legión está considerada como una de las Unidades de élite de las FAS, por lo que imagino que el entrenamiento será muy duro ¿no?
El entrenamiento es exigente, tanto física como psicológicamente. Cuesta coger el ritmo al principio. Para eso tenemos un periodo de formación específicamente legionario. Pero después de un tiempo, con dedicación y constancia, te adaptas al ritmo exigente de la unidad.
¿Es difícil entrar a La Legión?
Suelen ser las plazas más cotizadas del Ejército de Tierra durante la oposición, sobre todo las del Tercio Don Juan de Austria (Almería), pero no deja de ser accesible para el que se esfuerza lo suficiente.
¿Por qué tiene tanto prestigio la Legión a nivel operativo?
Por sus innumerables misiones cumplidas y por los 100 años de historia que lleva a sus espalda, como unidad de vanguardia. 
¿Ha participado en misiones internacionales?, ¿qué cometidos ha realizado?
He tenido la suerte de desplegar en Líbano, en una misión de las Naciones Unidas, este último año, con mas de 300 legionarios. Nuestro cometido era principalmente la vigilancia y patrullaje de la Blue Line que separa Líbano e Israel, intentando hacer de mediadores entre ambos países para solventar los conflictos que pudieran producirse.
¿Uno se siente orgulloso de formar parte de la Legión?
Para estar en la Legión uno tiene que sufrir y esforzarse al máximo para mantener el prestigio de la unidad, y es por esto, por lo que nos sentimos tremendamente orgullosos de formar parte de su historia. 
¿Le gustaría jubilarse en La Legión?
En un futuro, me gustaría orientar mi carrera a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.
¿Ser novio de la muerte te marca de por vida?
Sin duda. Estoy convencido de que todo el mundo que pasa por La Legión se lleva unas experiencias y recuerdos que no se olvidan. En parte, nunca se deja de ser un caballero legionario aún cuando ya no formas en sus filas.