scorecardresearch

La Junta quiere concienciar sobre los cribados de cáncer

T.R
-

El director general de Asistencia Sanitaria, José Antonio Ballesteros, ha inaugurado las XIII Jornadas Oncológicas de la AECC, centradas este año en la prevención

La presidenta de la AECC, María Victoria Fernández, junto a representantes institucionales. - Foto: T.R.

El salón de actos de la Diputación Provincial de Albacete acoge desde hoy y mañana las XIII Jornadas Oncológicas de Prevención, que cuentan con la colaboración de la Gerencia de Atención Integrada de Albacete, así como del Hospital Quirónsalud de Albacete y la UCLM.

La presidenta de la AECC en Albacete, María Victoria Fernández, ha agradecido el apoyo institucional representado en el comité técnico por la organización de este encuentro «porque significa que todos luchamos contra una enfermedad que nos acusa y contra la que peleamos con uñas y dientes».

Las Jornadas han sido inauguradas por el director general de Atención Sanitaria del Sescam, José Antonio Ballesteros, que ha hecho especial hincapié en los programas de cribado como mejor manera de detectar de forma precoz el cáncer, teniendo en cuenta que uno de cada dos varones y una de cada tres mujeres sufrirá esta enfermedad.

Por ello, Ballesteros informó que la región cuenta con una Estrategia en Cáncer que entronca directamente con la Estrategia nacional del Ministerio, cuya primera línea habla de la prevención y el diagnóstico precoz.

Con cinco años de trayectoria del programa de cribado en cáncer de colon y recto en Castilla-La Mancha, el director general de Asistencia Sanitaria aseguró que la participación ciudadana de personas de la población diana susceptible de sumarse al mismo (entre 50 y 65 años) ronda entre el 40 y el 45% en función del área de salud, por lo que se mostró esperanzado en que la ciudadanía se conciencie y así poder elevar estos porcentajes como ocurre con el cribado del cáncer de mama hasta el 75 o el 80%.

De hecho, ya se han realizado 18.000 colonoscopias a pacientes que dieron positivo a la prueba de sangre oculta en heces, que han permitido diagnosticar más de 800 cánceres de colon. «Si se diagnostica este tumor en esta prueba, sin haber empezado a dar sintomatología, a los cinco años vivirán y tendrán una calidad de vida muy buena, a diferencia de si se les detecta en una fase más avanzada del tumor donde la supervivencia baja y a los cinco años sólo sobrevive el 50% de los pacientes».