scorecardresearch

Rusia ultima la "gran batalla" por Donetsk y Lugansk

Europa Press
-

Las autoridades ucranianas aseguran que las tropas enemigas concentran sus esfuerzos cerca de los asentamientos de Popasna y Rubizhne y en la toma final de Mariúpol, mientras aumentan los bombardeos y los asaltos en todo el este del país

Un soldado de las fuerzas rusas camina por Mariúpol - Foto: ALEXANDER ERMOCHENKO

El gobernador ucraniano de Lugansk, Sergei Gaidai, ha declarado que las fuerzas rusas están ultimando los preparativos para lanzar una ofensiva final en el este del país para terminar de apoderarse de las regiones de Donetsk y Lugansk tras ocho años de conflicto entre el Gobierno ucraniano y los separatistas afines a Rusia que han declarado la independencia de ambas zonas en forma de repúblicas autoproclamadas.

"Estamos viendo el final de los preparativos para un gran avance, una gran batalla en las regiones de Lugansk y Donetsk", ha declarado Gaidai en comentarios recogidos por el portal de noticias ucraniano Liga.

El gobernador ucraniano ha asegurado que Rusia lleva intentando romper la línea de defensa "en ciertas direcciones" durante las últimas horas. Prueba de ello han sido los enfrentamientos de la pasada madrugada en Rubizhne que, según Gaidai, se han saldado con la muerte o la captura de medio centenar de militares de Rusia y la destrucción de varios tanques y vehículos blindados rusos.

"Vemos que hay una acumulación de fuerzas, y un aumento de los bombardeos, así como de los asaltos, pero eso todavía no es un gran avance", ha indicado.

Según el mando ucraniano, las tropas rusas continúan bloqueando la ciudad de Jarkov y sembrando campos de minas para impedir -dice- "el avance de las tropas ucranianas".

En la ciudad de Izyum, dice la autoridad militar de Ucrania, los representantes de la llamada "República Popular de Donetsk (autoproclamada y reconocida por Rusia) desempeñan las funciones de "policía" local y realizan "controles ilegales de documentos, registros de personas y establecimientos de la población".

Según los ucranianos, las unidades rusas están concentrando sus esfuerzos en tomar el control de los asentamientos de Popasna y Rubizhne y establecer el control sobre la ciudad de Mariúpol.

El Ministerio de Defensa ruso informó hace dos semanas de su intención de abandonar paulatinamente su ofensiva contra la capital del país, Kiev, y de otros frentes de combate para centrarse en la ofensiva en Donestk y Lugansk, dos regiones cuya independencia reconoció y con las que firmó acuerdos de protección justo antes de lanzar una invasión a gran escala en Ucrania el pasado 24 de febrero.

Rusia ha esgrimido que, detrás de está "operación especial", como la describe, se encuentra su intención de evitar un genocidio contra la población de ambas autoproclamadas repúblicas, disputadas desde hace ocho años. Ucrania y los prorrusos se acusan mutuamente de incumplir el alto el fuego declarado en la zona y Kiev niega ataques específicos contra la población civil de Donetsk y Lugansk.

 

Incertidumbre en Mariúpol

Fuerzas prorrusas dijeron este jueves que habían capturado el centro de Mariúpol, el estratégico puerto en el Mar de Azov que es asediado y bombardeado por las tropas rusas desde hace días, pero Ucrania contestó diciendo que sus tropas seguían resistiendo.

Oleksiy Arestovych, asesor del jefe de la Oficina del Presidente, en una rueda de prensa en Kiev, declaró que Rusia había reanudado la ofensiva en Mariúpol, pero que las tropas ucranianas resistían.

Las declaraciones de Arestovych se produjeron después de que el portavoz de las milicias de la autoproclamada república popular de Donetsk, Eduard Basurin, dijera que los principales combates en el centro de Mariúpol han terminado y que "poco a poco" estaban expulsando a los ucranianos a la zona industrial de Azovstal.

A este respecto, el último análisis del instituto estadounidense dice que "las fuerzas rusas afirmaron haber capturado el centro de Mariupol el 7 de abril", pero que los ucranianos conservan posiciones en el suroeste de la ciudad", aunque afirma no haber confirmado combates en el centro de Mariúpol desde el pasado 2 de abril.

"Es probable que las fuerzas rusas completen la captura de Mariupol en los próximos días", advirtió.