scorecardresearch

Voluntarios por el medio ambiente

A.G.
-

Las convocatorias para limpiar el entorno del río Mundo, a su paso por Ayna, y las Lagunas de Ruidera reunieron a más de 200 personas

Participantes en la jornada de Ayna, reunidos antes de comenzar la limpieza. - Foto: Aquona

El voluntariado ambiental es una actividad cada vez más habitual en el territorio albacetense, con convocatorias periódicas en varios municipios en las que decenas de personas recogen los residuos que otros ciudadanos, menos cívicos, dejan en entornos naturales.

Ayer coincidían dos de esas jornadas en zonas de gran valor medioambiental y turístico. Una en el río Mundo a su paso por Ayna, organizada por Aquona y el Ayuntamiento de esa localidad serrana, y otra en el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera, convocada por Átomos Energía Libre y Ocean Conservancy con la colaboración de consistorios de la zona y numerosas entidades. Ambas seguían el ejemplo iniciado por las organizaciones ecologistas con la Jornada Mundial de Limpieza de Playas, una iniciativa que se extiende cada vez más a territorios de anterior.

En el caso de Ayna, era la segunda edición de la jornada, alrededor de 80 personas, de todas las edades (principalmente familias) se dieron cita en el Centro Social y Cultural José Luis Cuerda para participar.

Parte de los voluntarios posan con residuos recogidos en las Lagunas de Ruidera. Parte de los voluntarios posan con residuos recogidos en las Lagunas de Ruidera. - Foto: C.M.C.

Ayudados con guantes y bolsas de basura facilitados por el Ayuntamiento para poder recoger los residuos con mayor seguridad e higiene, los participantes también recibieron una cantimplora de Aquona, que gestiona el servicio de agua en la localidad, para rellenar con agua del grifo y así estar hidratados en una jornada con temperaturas muy agradables, según indicaron desde la empresa.

Se establecieron varios grupos de limpieza para cubrir un mayor número de senderos y zonas de acceso al río Mundo. El objetivo era limpiar los restos que dejan algunos excursionistas y de este modo sensibilizar sobre el cuidado del medio ambiente.

Entre los residuos recogidos, se contaron muchas botellas de vidrio, latas de refrescos, papeles, colillas y plásticos, aunque también otros restos más. En total se retiraron 800 kilos, algo menos que en la edición anterior en la que se recogió una tonelada. De acuerdo a los organizadores, esto da cuenta de que estas acciones van calando en la sociedad y contribuyen a una mayor concienciación medioambiental.

AMBIENTE FESTIVO. Mientras, la jornada de limpieza voluntaria de las Lagunas de Ruidera alcanzaba ayer su sexta edición, con el lema El Parque es cosa de todos.

Se reunieron 115 voluntarios en la zona de Entrelagos para una jornada festiva abierta a publico de todas las edades, en la que también hubo una notable presencia de niños, algo que suele alegrar a los organizadores, ya que ellos «son los líderes del mañana», tal y como afirmaba Carmen María Carrión, coordinadora de la actividad.

El evento contaba esta vez con novedades y combinó limpieza en tierra y subacuática, ya que la organización contó con 15 buzos que retiraron residuos del fondo de las lagunas más utilizadas para el baño, con apoyo de kayaks.

El componente recreativo también estuvo presente, con el ya mencionado protagonismo para los más jóvenes que, tras la jornada matinal de limpieza, pudieron participar en el taller Haz arte reciclando, destinado a fomentar su creatividad pues les invitaba a realizar murales o esculturas con los residuos recogidos.

En un día muy intento, también por la tarde era el momento de clasificar y pesar la basura, para elaborar el informe de los resultados de la jornada, que se presentarán el 28 de octubre con el objetivo de seguir alertando de la necesidad de un mayor cuidado medioambiental de una de las zonas más visitadas de la región. «Es necesario arañar conciencias, hacer ver a visitantes y veraneantes que estamos ante un espacio natural sin par que merece ser respetado y cuidado», resaltaban los convocantes.

En el lado positivo, Carrión destacaba antes del evento que la organización cuenta con «unos ayuntamientos cada vez más implicados, empresas que contribuyen con sus conocimientos y sus trabajadores para que la Responsabilidad Social Corporativa no sea solo de boquilla y empresas de comercio y hostelería locales que también aportan su granito de arena para hacer posible la realización del evento».